NoticiasSaludRenal.mx

Antiinflamatorios, medicamentos que no deben tomarse a diario

El efecto de
acción de todos los antiinflamatorios es el de controlar el proceso
inflamatorio que nuestro propio cuerpo desarrolla como un mecanismo de defensa
ante un factor agresivo, conocido o desconocido.

Básicamente
el proceso se produce por la liberación de unas sustancias llamadas
prostaglandinas. Normalmente se almacenan en todas las células de nuestro
cuerpo.

Cuando un
factor agresivo lo ataca, se liberan las prostaglandinas y se adhieren al
agente causando un cuadro típico de hinchazón de la parte afectada,
enrojecimiento y dolor.

Los
antiinflamatorios entonces, coartan la liberación de las prostaglandinas.

El primer
inhibidor que apareció en el mercado mundial, fue el ácido acetilsalicílico.

Actualmente
ya contamos con una gran variedad de fármacos antiinflamatorios. Todos
desearían evitar los efectos colaterales que su ingesta implica.

Pero a la
fecha no existe alguno que sea 100% seguro. Pues resulta que las prostaglandinas
no sólo defienden al cuerpo contra una agresión externa, sino que también son
las sustancias protectoras de los órganos del cuerpo.

Por poner un
ejemplo: cubren la superficie del estómago para ampararlo de los ácidos
gástricos e impiden que las grasas se depositen sobre la pared arterial.

La ingesta
asidua de antiinflamatorios provoca que 13 de mil casos,  presente
complicaciones digestivas graves. Y si eres una de esas 13 personas, estás poniendo
tu vida en riesgo.

Tampoco hay
que %u201Cjalarnos los pelos%u201D porque finalmente sí sirven para aliviar el dolor,
reducir la inflamación y la fiebre. Tienen propiedades analgésicas,
antiinflamatorias y antipiréticas.

Los más
comunes son el ibuprofeno, diclofenaco, naproxeno, piroxicam y obviamente la
aspirina.

Siempre va a
ser mejor quitarte el dolor o bajarte la fiebre, que aguantártela.

El problema
surge cuando se toma cotidianamente… Con el exceso. Si se toman puntualmente
no tienen porqué derivar  efectos inoportunos.

 

Quienes
deben observar su consumo son:

%u2022 Aquellos
que han rebasado los 65 años.

%u2022 Quienes
tengan antecedentes gástricos de úlcera duodenal, hemorragias digestivas o
perforación del duodeno.

%u2022 Quien tome
anticoagulantes (Sintrom), aspirina o cortisona de manera mantenida, como
tratamiento a largo plazo.

%u2022 Quienes
sean diabéticos o hipertensos.

%u2022 Quienes
sufran de alguna enfermedad cardiovascular, insuficiencia renal o hepática
(cirrosis, por ejemplo).

%u2022 Presencia
de Helicobacter pylori. Una bacteria que causa una enfermedad ulcerosa
gastroduodenal.

%u2022 Las
personas que consumen excesivamente alcohol.

%u2022 Los
consumidores de tabaco: Excesivo o no, aquí no hacen distinciones.

Los
antiinflamatorios pueden tener efectos colaterales indeseables. Pero también
efectos beneficiosos. Ahora, si tu caso encaja con uno de los puntos
anteriores, la mejor opción será tomar paracetamol.

 

 

Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

Related Articles

Back to top button