Llega a México el Fondo Mundial de Lucha contra el Sida

Sólo hasta hace pocos años el presupuesto para VIH/sida comenzó a destinar una partida para estrategias de prevención. Hasta ahora, el monto había sido insuficiente. Para allegarse de recursos, México presentó una propuesta al Fondo Mundial de Lucha contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria, con lo que obtuvo 67 millones de dólares que deberán ser ejercidos en cinco años.
 
Nunca antes se había destinado tal cantidad para prevenir nuevas infecciones y reducir el impacto de la epidemia en grupos de alta vulnerabilidad, como los hombres que tienen sexo con hombres, los trabajadores del sexo comercial y las personas que usan drogas inyectables. A través de un complejo mecanismo de operación y supervisión, México deberá reportar constantemente sus avances, de lo contrario, el Fondo puede retirar sus recursos, aun sin haber concluido el proyecto.
 
%u201C¿Cuándo paso por mi cheque? ¿En dónde van a dar el dinero?%u201D, son las principales preguntas que para Anuar Luna, vicepresidente del Mecanismo Coordinador de País (MCP), ha generado entre activistas y organizaciones civiles la llegada a México de los 67 millones de dólares (mdd) otorgados por el Fondo Mundial de Lucha contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria.
 
Esos recursos, asegura el activista con más de 20 años de experiencia en responder a la epidemia, servirán para fortalecer las estrategias nacionales de prevención y reducción de daños dirigidos a los hombres que tienen sexo con hombres (HSH), trabajadores del sexo comercial y usuarios de drogas inyectables (UDI) de ambos sexos en 44 ciudades de la República Mexicana.
 
La suspicacia en torno al manejo y destino de los recursos %u201Cen un país donde hay tanta necesidad%u201D, se debe al desconocimiento de las reglas que rigen la implementación del proyecto y %u201Ca la complejidad de un mecanismo de financiamiento lleno de cuestiones políticas%u201D, señala convencido Luna Cadena en charla con Letra S.
 
Creado en 2002 como un instrumento financiero o de subvención, el Fondo Mundial apoya a organizaciones locales o internacionales con trabajo en los países receptores de los recursos. Es decir, se encarga de gestionar la donación de fondos de las naciones más ricas del planeta junto con sus empresas para que los países pobres o de ingresos medios den una mejor respuesta a sus epidemias.
 
Independiente de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y de los gobiernos, el Fondo Mundial en sus orígenes recaudaba dinero únicamente para los países pobres con altas tasas de prevalencia de VIH, especialmente los africanos, en donde la región subsahariana con 23 millones de seropositivos, concentra 68 por ciento de las infecciones de VIH en el mundo.
 
Sin embargo, a partir de la Ronda 9 %u2013convocatoria hecha para que los países presenten propuestas de subvención-, el Consejo Coordinador del Fondo Mundial modificó los criterios de participación que permitió concursar ya no sólo a naciones de ingresos bajos, sino a las de ingresos medios altos, como México, según indicadores elaborados por ese consejo.
 
Antes de los cambios, México no podía concursar, sino únicamente a través de proyectos y redes subregionales, como los implementados por la Red Centroamericana de Personas que Viven con VIH/sida, y la Red de Personas Transgénero de América Latina.
 
Los 67 mdd otorgados no constituyen un préstamo, sino una donación que deberá implementarse en dos fases. Los recursos para la primera constan de 26 millones 363 mil 118 dólares, mismos que se utilizarán del 1 de enero de 2011 al 31 de diciembre de 2012.
 
Durante esta etapa el MCP %u2013grupo de diversos actores clave en la respuesta nacional a la epidemia cuya principal tarea es elaborar la propuesta y en caso de ganar supervisar su implementación-, deberá elaborar estudios de base e iniciar la implementación del proyecto ganador en las 44 ciudades.
 
El MCP quedó formalmente constituido el 26 de enero de este año, aunque fue creado años atrás, el 27 de julio de 2006 cuando México era elegible por el Fondo Mundial sólo a través de propuestas regionales.
 
De acuerdo con Gudelia Rangel, presidenta del MCP, el organismo está conformado por 18 personas de los sectores gubernamental, académico, de la sociedad civil en el que se encuentran las poblaciones afectadas por la epidemia, y de las oficinas nacionales del Fondo de Población de las Naciones Unidas y de la Organización Panamericana de la Salud.
 
Entrevistada por Letra S, Rangel Gómez, investigadora de El Colegio de la Frontera Norte asegura que el MCP %u201Cvelará porque su integración cumpla al menos con 40 por ciento de integrantes de sectores no gubernamentales%u201D, mismos que deberán ser elegidos por sus poblaciones representadas.
 
La vicepresidencia del organismo la ocupa Anuar Luna, quien además es el representante de las personas VIH positivas, y de la esfera gubernamental el delegado es José Antonio Izazola, director del Centro Nacional para la Prevención y el Control del VIH/sida (Censida), ellos, junto con Gudelia Rangel, forman el llamado Consejo Coordinador del MCP.
 
En cuanto al periodo de permanencia de los integrantes en el MCP, Luna Cadena señala que esta debe ser de dos años según la aprobación de los nuevos estatutos hecha a principios de 2010. %u201CAunque la situación es medio complicada pues hay quienes estamos en el MCP desde un año antes. El escenario más probable es que el actual MCP concluya funciones en febrero de 2012%u201D.
 
Respecto a Izazola Licea, antes de llegar al Censida fue coordinador de la Iniciativa Regional sobre Sida para América Latina y El Caribe, un proyecto de la ONU ejecutado por la Fundación Mexicana para la Salud (Funsalud), asociación civil donataria autorizada para expedir recibos deducibles del impuesto sobre la renta, cuya misión es %u201Ccontribuir al mejoramiento de la salud en México%u201D, según su portal electrónico.
 
Cuando Jorge Saavedra dejó el Censida en enero de 2009, José Antonio Izazola ocupó la dirección del organismo no sin antes enfrentar críticas de organizaciones civiles que cuestionaron que esa plaza no haya sido concursada.
 
Letra S corroboró que el director del Censida mantiene una oficina en las instalaciones de Funsalud, asociación aprobada por el Fondo Mundial, previa evaluación del Agente Local del Fondo -en este caso, la empresa auditora Pricewaterhouse Coopers-, para fungir como Receptor Principal (RP) o administradora de los recursos. Incluso se encarga de ella una persona del Censida.
 
El vicepresidente del MCP narra que a la primera convocatoria para ocupar la plaza del RP, se presentaron las organizaciones Rostros y Voces, la Fundación Mexicana para la Planeación Familiar (Mexfam), el Instituto Nacional de Salud Pública, Funsalud y el Consorcio de Investigación sobre VIH/sida/TB (Cisidat).
 
Al Cisidat, promotor de actividades científicas y difusor de conocimientos encauzados a generar una respuesta social adecuada a la epidemia del VIH, pertenecen investigadores de primer nivel como Gustavo Reyes Terán, Luis Enrique Soto, Patricia Volkow, Juan Calva, Carlos Magis, y Andrea González.
 
Aunque inicialmente el Fondo Mundial eligió a Cisidat como RP, este no fue aprobado por Pricewaterhouse Coopers, pues según Luna Cadena, a pesar de contar con %u201Cun prestigiado equipo humano%u201D, en términos de experiencia sobre manejo de recursos, los auditores concluyeron que no cumplía con los %u201Crequisitos estrictos%u201D establecidos por el consejo del Fondo.
 
Tras una nueva ronda de evaluación, el 28 de julio de 2010, el Fondo Mundial designó a Funsalud como RP, por lo que esta asociación se encargará de administrar los 67 mdd a lo largo de los siguientes cinco años, y así ejecutar la propuesta ganadora de la Ronda 9 llamada %u201CFortalecimiento de la Respuesta Nacional ante el VIH para los HSH y los UDI masculinos y femeninos en México%u201D.
 
El RP pagará a los Sub Receptores (SR) para ejecutar el proyecto, estos a su vez podrán contratar a los Sub sub receptores (SSR), quienes finalmente serán los implementadores de la propuesta ganadora. El MCP supervisará y vigilará los progresos realizados por los SR y SSR durante la ejecución del proyecto, en su calidad de organismo coodinador nacional.
 
La propuesta mexicana fue planeada para apoyar el Programa Nacional de Acción Específico 2007-2012 en Respuesta al VIH/sida e ITS mediante la prevención del VIH y reducción de daños en las poblaciones clave; eliminación del estigma, la discriminación y la homofobia en la provisión de servicios; y el fortalecimiento de los sistemas comunitarios y gubernamentales.
 
Vía correo electrónico, el titular del Censida asegura a Letra S que %u201Clos recursos otorgados por el Fondo Mundial (67 mdd) para fortalecer la respuesta nacional en poblaciones clave, representarán sólo 3 por ciento del gasto total anual en materia de VIH en el país%u201D.
 
Para el caso de México, %u201Csegún recomendaciones de buenas prácticas internacionales del Fondo Mundial%u201D, fue necesario conformar el Consejo Coordinador del MCP con la presidencia y vicepresidencia de ese organismo, además de la llamada copresidencia ex oficio, a cargo del titular del Censida y del Secretariado Técnico del Consejo Nacional para Prevención y Control del Sida, también ocupado por Izazola Licea.
 
La función primordial de esta figura, según los estatutos del MCP, será coordinar %u201Ctodas las acciones que requieran la presidencia del MCP y el MCP para asegurar el trabajo conjunto con el Conasida%u201D.
 
De acuerdo con Izazola Licea, el gobierno federal considera %u201Cen la medida que los recursos fiscales lo permitan%u201D, convertirse en donador del Fondo Mundial en tanto que forma parte del G-20, (grupo de las 20 naciones más ricas del orbe). Sobre la continuidad de los proyectos una vez finalizada la propuesta, el funcionario asevera que %u201Cdependiendo de las decisiones del Fondo y de acuerdo a las nuevas reglas de elegibilidad y priorización del mismo, posteriormente se analizarán las opciones de volver a solicitar financiamiento%u201D.
 
La experiencia en otros países
 
En torno a posibles actos de corrupción o malversación de fondos, como los registrados en Uganda o Malí, Luna Cadena advierte que los primeros 18 meses serán fundamentales en la implementación del proyecto %u201Cporque el Fondo hará una evaluación preliminar del desempeño, y si México no es aprobado el organismo deshace el contrato y retira los recursos%u201D.
 
-¿Esto es probable en México?
-No, pero es importante tenerlo en cuenta porque tenemos que garantizar la eficiencia del proyecto.
 
En América Central, el Fondo Mundial ha destinado recursos para abatir la epidemia a todos los países de la región, excepto Costa Rica y Panamá.
 
Norman Gutiérrez, director ejecutivo del Centro para la Educación y Prevención del Sida (Cepresi) y vicepresidente del MCP en Nicaragua, señala a Letra S que gracias a los 10 mdd otorgados en la Ronda 2 del Fondo hace 8 años, en su país se construyeron metodologías para poblaciones específicas y así conocer mejor la epidemia que en los HSH tenía una prevalencia de 9.3 por ciento.
 
Sobre la infraestructura, el director de Cepresi, apunta que en la Ronda 8, Nicaragua %u2013país considerado de renta baja-, obtuvo 53 mdd con los que se están rehabilitando 80 unidades de salud, una Clínica de Atención Integral para HSH, remodelación de 7 centros alternativos y 3 hospitales de referencia nacional.
 
Respecto a qué sucederá con la continuidad de los proyectos una vez que el Fondo Mundial se retire de Nicaragua en 2015, Gutiérrez Morgan externa: %u201CEs un desafío que aún no hemos analizado a fondo. Se ha conversado desde el MCP y la Conisida, pero aun hace falta un diálogo de alto nivel político. Esperamos abordarlo, pero aún así lo miramos muy difícil por las condiciones económicas del país%u201D.
 
La hora de la verdad
 
Luna Cadena menciona que la propuesta mexicana, apuesta por la reducción de la prevalencia de VIH en las poblaciones clave mediante la prevención y el fortalecimiento del sistema de Salud a través de los Centros Ambulatorios de Prevención y Atención en Sida e ITS, en donde aún persiste la homofobia y el estigma hacia quienes viven con VIH, así como de los sistemas comunitarios, es decir, de organizaciones civiles que trabajarán en actividades preventivas, entre ellas la repartición de 200 millones de condones a lo largo de los cinco años.
 
%u201CPara la sociedad civil es la hora de la verdad. Tenemos que conservar nuestro rol de monitores del desempeño del Estado, sino lo hacemos, terminaremos más divididos y peleados que nunca%u201D, remata convencido.

Acerca de Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Novo Nordisk México es reconocida por GPTW como la empresa #1 para trabajar

Novo Nordisk México fue nombrada la empresa #1 para trabajar en México dentro de la …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *