La importancia de la autoexploración

Detectar un cáncer de mama lo antes posible aumenta en gran medida las probabilidades de que el tratamiento tenga éxito. El tamaño y la extensión del cáncer de mama son los factores más importantes para establecer la expectativa de supervivencia una vez que se diagnostica esta enfermedad.

Mediante la revisión regular de las propias mamas, las mujeres podemos notar cualquier cambio que se presente.

El mejor momento para hacerlo es una semana después de terminada la menstruación, cuando las mamas no están sensibles ni inflamadas. Si las reglas no son regulares, la autoexploración se puede realizar el mismo día todos los meses. La exploración de las mamas no debe ser interrumpida por la presencia de embarazo o lactancia, situaciones en las que debe de seguir realizándose la autoexploración. Poseer implantes en la mama tampoco es motivo para dejar de hacerlo.

¿Cómo se realiza? 

Nadie mejor que cada mujer conoce su propio cuerpo, por ello los especialistas recomiendan autoexplorar los senos, ya que son ellas mismas quienes detectan la mayoría de las veces los tumores. Este método debe efectuarse de la siguiente manera:

  • Elija una habitación provista de iluminación y temperatura adecuadas.
  • Desnúdese de la cintura hacia arriba frente a un espejo.
  • Con los brazos colgando a los lados del cuerpo observe si sus senos tienen aspecto y tamaño habituales.
  • Coloque sus manos detrás de la cabeza y observe los pezones; es muy importante que verifique si sobresalen o hay secreción de líquido claro, lechoso o sanguinolento.
  • Después estire bien los brazos hacia arriba para poder ver si hay alguna diferencia en tamaño o en forma de ambas mamas, o bien, algún bulto o prominencia en axilas. Haga estas observaciones tanto de frente como de perfil.
  • Cuando termine el paso anterior sitúe sus manos en la cintura, tense los músculos pectorales y compruebe si aparece alguna irregularidad en la piel o si hay abultamiento.
  • Acuéstese sobre una superficie plana, ponga una toalla doblada debajo del hombro, coloque el brazo del mismo lado detrás de su cabeza y apoye la cabeza en la almohada. Palpe con las yemas de sus dedos presionando suavemente el seno con movimientos circulares, debe iniciar desde la zona más alejada del pezón. Haga lo mismo con el otro seno.
  • Finalmente, toque sus axilas y verifique si presentan protuberancias.

    No olvide que diagnosticar a tiempo el Cáncer de mama puede ser curable. ¡Esta en sus manos! 

Acerca de Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Novo Nordisk México es reconocida por GPTW como la empresa #1 para trabajar

Novo Nordisk México fue nombrada la empresa #1 para trabajar en México dentro de la …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *