Logran tratar aguas de casas sin drenaje

Muchas zonas rurales y marginadas del país carecen de drenaje y como consecuencia las aguas residuales que sus habitantes desechan en los traspatios o barrancas contaminan el medio ambiente y provocan enfermedades.

A fin de eliminar esta fuente de contaminación y reducir riesgos en la salud de los habitantes de dichas comunidades, el Centro Interdisciplinario de Investigación para el Desarrollo Integral Regional (CIIDIR), del Instituto Politécnico Nacional, Unidad Durango, desarrolló un sistema para recolectar, tratar, depurar y reutilizar las aguas residuales que se generan en viviendas que no cuentan con drenaje.

El Prototipo para el Tratamiento de Aguas Residuales Domésticas (Protader) recolecta y trata por separado las aguas grises y negras. Las primeras son las utilizadas en el aseo personal, lavado de ropa y de utensilios de cocina, por lo que contienen residuos de detergente, jabón y grasas, los cuales se remueven del líquido mediante un tanque sedimentador.

Las aguas negras, provenientes del sanitario, son descargadas en un tanque anaerobio, en donde se degrada la materia orgánica (excremento).

Una vez tratada, el agua de ambos tanques se mezcla y descarga en un filtro impermeable, explicó el maestro Juan Manuel Vigueras Cortés, líder del proyecto.

De acuerdo con el investigador, este filtro es una zanja con una longitud que va de ocho a 10 metros y cuya profundidad es de 60 centímetros. Para evitar que el líquido se filtre a la tierra y se pierda, la zanja se impermeabiliza con una geomembrana (un plástico de calibre 720) que se usa en los invernaderos.

El filtro tiene tres diferentes capas de materiales: una de 15 a 20 centímetros de arena cribada, otra de 25 centímetros de grava y finalmente una más de 15 centímetros de arena.

Luego que el agua es depurada por este filtro, pasa a un tanque de almacenamiento, de donde puede ser tomada para el riego de plantas y cultivos.

De acuerdo con el ingeniero Vigueras Cortés, el agua que se obtiene del filtro cumple con la Norma Oficial Mexicana 003-Semarnat-1997, la cual establece los límites máximos permisibles de contaminantes para las aguas residuales tratadas que se reutilizan en servicios a la población.

Una ventaja adicional del desarrollo, afirmó, es que la zanja o filtro puede utilizarse para la siembra de calabaza, chile y diferentes hortalizas.

En 2007 el desarrollo del IPN fue instalado en 20 viviendas de la comunidad Nuevo Alemán y en 21 de Viejo Alemán, ubicadas en la reserva de la biosfera de La Michilía, Durango. La instalación de cada sistema de tratamiento costó entre 10 y 12 mil pesos.

El sistema fue instalado también en la comunidad duranguense Luis Echeverría, en la cual se redujo el índice de enfermedades gastrointestinales en niños y ancianos, de acuerdo con un reporte del IMSS.

El Protader, que fue presentado en el Foro Mundial del Agua 2008 y seleccionado como una de las cinco mejores propuestas a favor del agua, comenzó a desarrollarse en 2002 con recursos de la Fundación Produce; en 2003 el proyecto recibió financiamiento del CONACYT.

El sistema de tratamiento de aguas se instalará en los próximos meses en 15 comunidades de Chiquihuites, Municipio de Tusticacán, Zacatecas, con recursos de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas y de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

En la concepción y construcción del Protader también participaron el doctor Ignacio Villanueva Fierro y la maestra Dora María Aguilar Reyes.

Acerca de Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

IMSS invita a la población a que acuda a donar sangre en alguno de sus 160 Bancos

Hematologia.mx.- Un donante con su sangre puede ayudar a cuatro personas, agregó el Jefe de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *