Roche Farmacéutica se retira de la investigación en antirretrovirales

México DF, julio 15 de 2008.- La compañía farmacéutica Roche, una de las pioneras en el desarrollo de medicamentos antirretrovirales, le comunicó al Comité Europeo de Asesoramiento Comunitario del Grupo Europeo de Tratamientos del Sida que abandonará la investigación en el campo del VIH.


 


 La nota ha sido la respuesta a las preguntas de dicho grupo que, después de los rumores que circulaban desde hacía meses, decidieron preguntar directamente a la compañía, de acuerdo con el servicio informativo %u201CLa noticia del día%u201D.


 


 Con esta decisión Roche cierra dos décadas de desarrollo de fármacos para el VIH. La empresa lanzó su primer antirretroviral al mercado en EE UU el año 1992. La zalcitabina, seguía a zidovudina y didanosina, en un momento en que los regímenes consistían en la toma de mono o biterapias a los que el VIH acababa mostrando resistencia con el tiempo.


 


 En 1995 llegó el primer inhibidor de la proteasa (IP) de la historia, saquinavir, que luego fue reformulado como Fortovase. Justo después salía al mercado otro IP, indinavir, que acabó desplazándolo. Fortovase fue finalmente retirado del mercado en 2007, cuando Roche apostó otra vez por saquinavir, con una nueva formulación que, potenciada con ritonavir, resulta más fácil de tomar. La pastilla de saquinavir sigue estando disponible e incluida entre las pautas recomendadas.


 


 En 1998, en los inicios de la terapia antirretroviral altamente activa, Roche lanzó otro IP, nelfinavir, que había sido desarrollado por Auguron Pharmaceuticals, una pequeña compañía que acabó siendo absorbida por el gigante Pfizer.


 


En marzo de 2003, Roche consiguió la aprobación en EE UU de T-20 o enfuvirtida, el primer antirretroviral que inhibía la entrada del virus a la célula CD4 a infectar, de ahí que se le llame inhibidor de la fusión. Fue descubierto por Trimeris, una pequeña compañía de biotecnología que condujo, junto a Roche, su desarrollo. En un momento en que muchas personas tenían VIH resistente y necesitaban tratamientos de rescate, T-20 aparecía como una buena opción.


 


 El precio de T-20, el antirretroviral más caro de la historia, fue en su momento fuente de críticas por parte de activistas y grupos de pacientes. Su importe de 52 euros diarios fue defendido por Roche por los elevados costes de producción. Ningún otro fármaco aprobado para tratar el VIH resistente ha superado posteriormente este precio.


Según cuentan Jenny Edge-Dallas y Mike Nelson, los representantes de la compañía que firman la carta, Roche llevaba tiempo investigando compuestos de la clase de los antagonistas del correceptor CCR5 e inhibidores de la transcriptasa reversa, pero se encontraban en fases preclínicas y tardarían al menos seis años en llegar al mercado. La compañía piensa hoy que ninguno de estos fármacos aportaría beneficios adicionales a los que ahora ya se pueden conseguir con los nuevos antirretrovirales de desarrollo reciente.


 


 Se asegura que Roche seguirá comercializando Invirase, Fuzeon y Viracept. Se da la circunstancia que Viracept estuvo hace poco retirado del mercado unos meses por haberse encontrado una sustancia potencialmente tóxica en su composición.


 


 Roche ha asegurado que, a pesar de no seguir investigando en el campo del VIH, sí continuará invirtiendo para innovar en el tratamiento del virus de la hepatitis C (VHC).

Acerca de Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Hemofilia, retrasos en diagnóstico durante pandemia

Las Naciones Unidas hicieron un llamado a recordar de nuevo el Día Mundial de la …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *