Mensaje del Secretario de Salud

Mensaje del Secretario de Salud, José Ángel Córdova Villalobos, al inaugurar el cuarto foro de Liderazgo en Salud %u201CEquidad en Salud. Hacia la Integración Sectorial%u201D, en el Hotel Sheraton Centro Histórico. 


 

Mundodehoy reproduce integramente la entrevista y el mensaje brindado por el Secretario de Salud, José Ángel Córdova Villalobos

 

Buenos días a todas y a todos, Doctor Santiago Chavarría, Director de Prestaciones Médicas del Instituto Mexicano del Seguro Social, gracias por acompañarnos; 

Doctor Miguel Ángel González Block, Director Ejecutivo de la Conferencia Interamericana de Seguridad Social, gracias por la organización de tan importante participación para hacer posible este foro. 


Distinguidos funcionarios que nos acompañan en la mesa,  


distinguidas personalidades,  


señores Secretarios de Salud estatales,  


invitados especiales, colegas, personal de salud,  


señoras y señores: 


Quisiera ver que salud para todos se hiciera realidad, cualquiera que sea el mecanismo, cualquiera el modo de acción, me doy cuenta que no es sencillo procurar salud para todos, es tarea de todo tiempo, no necesariamente para este nuevo milenio, no es una empresa exclusiva para los médicos, la salud es una responsabilidad social integral y en que todos debemos participar en forma armoniosa.  


Empiezo con esta cita que hiciera en su momento el doctor Abraham  Horwitz, reconocido por muchos como el padre de la salud pública panamericana y en quien está inspirado el premio  al liderazgo en salud interamericana para reconocer a quienes han servido como el propio Doctor Horwitz, desinteresadamente a la salud pública de nuestra región y han promovido cambios, han aceptado riesgos, solamente  por el mejoramiento de la salud interamericana  y demostrado liderazgo y dedicación en los más altos estándares de excelencia en el campo de la salud pública de las Américas.  


Esta cita nos introduce perfectamente a los objetivos que tiene este Foro de Liderazgo en Salud, %u201CEquidad en salud hacia la integración sectorial%u201D, por todo esto me da mucho gusto estar aquí con ustedes para una vez más estar unidos para avanzar en la integración funcional del sector salud, esa es una de las premisas básicas de las cuales cimentamos nuestra plataforma, nadie podrá negar que así es y todos los aquí presentes son un fiel testimonio. 


Por ello agradezco la presencia de representantes de todas las instituciones del Sistema Nacional de Salud, mucho se ha trabajado al respecto, sin embargo, he de  señalarles que la solución no está sólo en la forma en cómo se asignan los recursos financieros conforme a una simple visión económica o a través de cambios o modificaciones estructurales u organizacionales. 


Señores, se necesita trabajar en varios frentes y con el personal unificar  criterios normativos y operacionales, reorientar el modelo de atención hacia un justo balance más preventivo que curativo, también reforzar la mística de trabajo, asegurar condiciones laborales que por sí mismas contribuyan a esta integración, pero sólo a través de mecanismos integradores de todas estas visiones podremos avanzar. 


México destina una gran cantidad de recursos para la prestación de los servicios a través de múltiples instituciones, el gasto administrativo es bastante elevado y es cierto que la atención está segmentada, que cada institución tiene y maneja políticas, en ocasiones  diversas y heterogéneas, pero todo eso tiene que acabar y el esfuerzo que planeta esta reunión es sólo una parte de los múltiples trabajos y acciones que habremos de realizar para conseguir tan anhelada meta. 


El Presidente de la República, licenciado  Felipe Calderón Hinojosa, así nos lo ha señalado y ha pedido el apoyo a todos los titulares de las instituciones y toca a la Secretaría de Salud la rectoría del sistema para coordinar los esfuerzos y las acciones. 


Por favor trasmitan un mensaje de unidad a todos sus titulares y al personal, el pueblo de México nos lo demanda y lo requiere. Nuestro país habrá de enfrentar los grandes retos que nos plantean las transiciones epidemiológicas y demográficas con un Sistema de Salud unificado.  


La salud es una prioridad de la política social y económica, la salud es un derecho, el valor fundamental reconocido a nivel regional y mundial, trabajar por ella, implica no sólo poner a funcionar juntos a trabajadores de la salud en consultorios, centros de salud y hospitales, con equipos médicos, con un determinado presupuesto para arrancar  y mantener la maquinaria de operación, es necesario mantener un liderazgo y rectoría efectiva con un fin común. 


Mejorar el nivel de salud de la población, conceptos que van de la mano y se implican y complementan,  pero al final son indispensables para cumplir el objetivo, su liderazgo, en el nivel más alto, un liderazgo compartido significa compartir responsabilidades, significa facultar individuos de todos los niveles y darles una oportunidad de tomar la conducción y decidir. 


Es común que con la descentralización de las estructuras de una organización se consigue una mayor agilidad, proactividad y autonomía, los expertos señalan, el liderazgo compartido promueve un ambiente que responde con la habilidad a lo nuevo, promueve también mayor creatividad y racionalidad en la operación, estimula a todos los individuos de la organización a probar sus ideas en lugar de esperar a que lleguen las decisiones desde el nivel del mando superior. 


El verdadero liderazgo compartido puede ocurrir en cualquier parte de la organización, esta es una nueva aspiración y por ello estamos trabajando y construyendo los escenarios y las plataformas que posibiliten los cambios estructurales, pero fundamentalmente los culturales, que dicho sea de paso, son los más difíciles de lograr, pero con el apoyo y el compromiso del personal, las estructuras sindicales y las propias autoridades, habremos de rendir buenas cuentas. 


Según la Organización de la Salud, cuatro son los aspectos relacionados con el liderazgo que merecen especial atención y considero que México cuenta con muchos de ellos. El primero es la consolidación de un marco estratégico nacional claramente definido para la prevención, atención y tratamiento, que proporcione la visión y dirección requerida por todos los actores del Sistema de Salud en su conjunto. 


Dicho marco deberá inscribirse en una estructura más amplia para dar respuesta a los riesgos que amenazan la salud de la población y requerirá la adopción de un enfoque a largo plazo. 


El segundo elemento es la capacidad de crear coaliciones y mantener la adhesión de los interesados directos a los objetivos y a las estrategias acordadas. 


El tercero consiste en la formulación y aplicación de un sistema de normas e incentivos para todos los proveedores, con miras a asegurar una atención de calidad, tanto en sector público como en el privado. 


Por último, el cuarto elemento es la supervisión que implica mantener una visión general estratégica de lo que está ocurriendo en el conjunto del sistema, también significa comprobar si las políticas se están ejecutando, qué actividades están en curso y cuáles no, e intervenir según convenga. 


La construcción de un sistema de información sanitaria, la administración de un proceso de vigilancia resultan cruciales para asegurar la base en que debe fundamentarse la adopción de decisiones de liderazgo ofertado. 


En este sentido, es muy importante recalcar la importancia y las dimensiones de la rectoría en salud. Cuatro funciones son fundamentales para consolidar la rectoría de los sistemas de salud, la rectoría misma, la prestación de servicios, la financiación y el aseguramiento de la atención. 


La conducción, regularización, armonización para la prestación de servicios, regulación de la financiación y supervisión, aseguramiento de la atención y las funciones esenciales en salud pública forman parte de esta indispensable función de la rectoría. 


Entre las funciones de la rectoría, y considerar en parte como una función esencial de la salud pública esta la información pública, se trata así la información dirigida al público para capacitarlos y hacerlos copartícipes de la responsabilidad de la salud y el control sobre la actuación pública, se trata de la información para formación de la ciudadanía, para la afirmación de los valores y su institucionalización por medio de las prácticas sociales. 


Tenemos que reconocer que en nuestro sistema es evidente la segmentación y los problemas de coordinación intersectorial, sigue habiendo rezagos en materia de infraestructura y equipamiento, y coexisten paralelamente duplicidades y una injustificada e ineficiente concentración de recursos en algunas zonas del país, mientras que en otras existen grandes carencias y en numerosos sitios la calidad y la seguridad  de la atención son asuntos pendientes. 


Ante este escenario, las respuestas no se deben postergar, no sólo se requiere de inversiones en el sector, también es indispensable un cambio en la organización que haga eficiente y modernice el Sistema Nacional de Salud para que éste alcance sus objetivos. 


Por todo ello, es urgente el análisis profundo  y minucioso de la situación actual, la identificación de limitaciones, los factores de éxito y la identificación de elementos claros que permitan la integración funcional del Sistema de Salud Mexicano. 


En ello, será útil la evidencia emitida por otros países que han incursionado en la consecución de sistemas integrados de salud. 


El Plan Nacional de Desarrollo 2007-2012 y la visión perspectiva hacia el 2030, que ha sido considerado en el Programa Nacional Sectorial de Salud 2007-2012, contiene cinco objetivos prioritarios, 10 estrategias y 64 líneas de acción, como lo he expresado en repetidas ocasiones, con este programa sectorial el Sistema de Salud se fortalece, toda vez que es producto del consenso de todos y será aplicado en el seno de las instituciones que lo constituyen. 


El ejercicio sectorial plural, de identificación de prioridades permitió definir estos cinco objetivos: primero, mejorar las condiciones de salud de la población; segundo, reducir las brechas y desigualdades en salud, mediante intervenciones focalizadas en grupos vulnerables y comunidades marginadas; tercero, prestar servicios de salud con calidad y seguridad; cuarto, evitar el empobrecimiento de la población por motivos de salud y quinto, garantizar que la salud contribuya al combate de la pobreza y al desarrollo social del país. 


Agradezco y reconozco el esfuerzo de todos y cada uno de los que contribuyen en esta tarea, a los directivos del Instituto Mexicano del Seguro Social, del ISSSTE, a los Secretarios de Salud de las entidades federativas, a las instituciones educativas, a las academias y a las asociaciones de profesionales, a las instituciones públicas y privadas relacionadas y comprometidas con la salud de todos los mexicanos, los invito a mantener un compromiso más allá que nos confiere el esfuerzo, veamos como mexicanos ya no podemos, ni debemos seguir administrando a un alto costo la prestación de los servicios, ya no podemos dejar de lado al actor y al objetivo más importante de este sistema, me refiero a la ciudadanía y a su salud. 


Trabajemos con ese fin y mantengamos este esfuerzo por la equidad en salud, por la integración funcional de un verdadero Sistema Nacional de Salud, sólo así habremos de lograr la construcción de una nueva generación de mexicanos por un mejor nivel de salud y la consolidación de un mejor país. 


Muchas gracias.

Acerca de Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Serán evaluadas en México las primera dosis de la vacuna anticovid de CanSino

El secretario de Relaciones Exteriores (SRE), Marcelo Ebrard Casaubon, informó que inició en México el envasado …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *