Artropatías inflamatorias pueden controlarse

México D. F.- Las artropatías inflamatorias son padecimientos crónicos, progresivos e incurables que afectan severamente las articulaciones de los pacientes, en casos avanzados, provocan inmovilidad total. Entre este tipo de padecimientos destacan la artritis psoriásica, la espondilitis anquilosante y la artritis reumatoide.


 


Con frecuencia, estas enfermedades se diagnostican de manera tardía, pues se desarrollan y avanzan sin dar señales consistentes; a esto se suma el hecho de que los síntomas suelen confundirse también con simples dolores articulares o musculares. El diagnóstico requiere de radiografías de las partes afectadas (por lo general manos, pies, espalda, rodillas y codos) y de estudios de laboratorio en sangre. 


 


Pero además de dolores e inflamación articulares, estos padecimientos deterioran de manera considerable la calidad de vida de los pacientes, quienes generalmente sufren ansiedad, depresión, dificultad para mantener sus relaciones interpersonales y alteraciones en su desempeño sexual, esto aunado a un severo impacto en su vida  laboral.


 


Para discutir los avances en torno a estas afecciones, el laboratorio Schering-Plough organizó, el 28 y 29 de septiembre, el Congreso Internacional de Artropatías Inflamatorias. Durante esta reunión, especialistas de Argentina, España, Alemania, Estados Unidos y México dieron a conocer que los medicamentos que atacan las artropatías desde el aspecto biológico (como el remicade), pueden controlar estos padecimientos de manera satisfactoria y mejorar la calidad de vida de muchas personas.


 


Hoy día, México no cuenta con registros oficiales de la incidencia de artropatías entre su población, sin embargo, existen algunos datos importantes, por ejemplo, que las mujeres son las más afectadas por la artritis reumatoide entre la tercera y quinta décadas de su vida, según el Colegio Mexicano de Reumatología.


 


En el ámbito internacional, la Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que la artritis reumatoide afecta a cerca de 60 millones de personas, mientras que la artritis psoriásica afecta a menos del cuatro por ciento de la población mundial, mientras que la espondilitis anquilosante al uno por ciento.


 


Entre los especialistas que asistieron al evento se encuentran los doctores Ingrid Strusberg (Argentina), Juan Jesús Gómez-Reino (España), Xenofon Baraliakos (Alemania), Gerald G. Krueger (Estados Unidos), Fedra Irazoque (México), Sergio Ulloa (México), Leobardo Terán (México), y Rubén Burgos (México).


 


Artritis reumatoide


 


Se trata de una enfermedad crónica e inflamatoria debilitante que causa dolor, hinchazón y rigidez en las articulaciones, así como la pérdida de su función. Las mujeres son más afectadas debido a factores genéticos y ambientales, si bien el origen de la enfermedad aún se desconoce. Los síntomas incluyen inflamación, hinchazón, dificultad de movimiento y dolor en las articulaciones, son más frecuentes en manos y pies.


 


La artritis reumatoide afecta simétricamente al cuerpo, es decir, los pacientes experimentan dolor y molestia en ambos lados. Si no es diagnosticada y tratada de manera oportuna, la artritis genera severas deformaciones articulares.


 


Artritis psoriásica


 


Es una inflamación articular que afecta principalmente a las personas que padecen psoriasis, una enfermedad de la piel. Las causas de esta enfermedad son desconocidas pero se han identificado factores hereditarios y ambientales que pueden desencadenarla. Hombres y mujeres pueden desarrollarla a cualquier edad, pero el diagnóstico más frecuente es en personas de entre 30 y 50 años.


 


Espondilitis anquilosante


 


Es una enfermedad muy dolorosa y progresiva que afecta la columna vertebral. En algunos casos provoca molestias en las articulaciones cercanas a la columna, también puede haber afectaciones en ojos, pulmones y válvulas del corazón.


 


Los síntomas iniciales de la espondilitis son: dolores persistentes por más de tres meses en espalda, glúteos y cuello, pérdida de peso, fatiga, sudoración nocturna y pérdida de movilidad.


 


Esta enfermedad afecta tres veces más a los hombres que a las mujeres, los síntomas pueden presentarse a partir de los 20 años. El diagnóstico y tratamiento oportunos evitan que el daño articular en la columna vertebral produzca su fusión, causando inmovilidad severa.

Acerca de Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

IMSS y Primera Dama de Argentina intercambian experiencias sobre seguridad social

En el marco de la reunión entre la Primera Dama de Argentina, Fabiola Andrea Yáñez, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *