Cistitis intersticial, una desconocida


México D. F.- La cistitis intersticial es una afección dolorosa causada por inflamación de los tejidos de la pared de la vejiga y no se conoce su causa. Se diagnostica al descartar enfermedades de transmisión sexual, cáncer de vejiga o infecciones en la misma. Esta enfermedad con frecuencia se diagnostica en forma errada como infección de las vías urinarias, por lo que los pacientes pueden pasar años sin un diagnóstico correcto.



En la cistitis intersticial la vejiga no retiene una cantidad normal de orina. Aparece entre los 30 y 40 años de edad y las mujeres son diez veces más propensas a padecerla. Los principales síntomas de la enfermedad son: Micción frecuente (hasta 60 veces al día en los casos graves), urgencia urinaria, molestia urinaria, relación sexual dolorosa y dolor pélvico.



El hallazgo característico de la cistitis intersticial durante la cistoscopia (endoscopía de la vejiga) es un leve sangrado o úlceras en la pared vesical. No hay cura ni un tratamiento estándar, pero existen fármacos cuya función es recubrir la vejiga (como los antiácidos con el estómago); algunas terapias contemplan la aplicación directa de medicamentos en dicho órgano.



El diagnóstico requiere de pruebas como análisis de orina, cistoscopia (endoscopia de la vejiga) y biopsia de la vejiga. El hallazgo característico de la cistitis intersticial durante la cistoscopia es un pequeño sangrado en el revestimiento de la vejiga o úlceras en su pared.



No hay cura ni un tratamiento estándar para la cistitis intersticial. Los resultados pueden variar de una persona a otra. Existen fármacos específicos para el tratamiento de este problema, su función es recubrir la vejiga de la misma manera que algunos antiácidos lo hacen con el estómago. Algunas terapias contemplan la aplicación directa de medicamentos en la vejiga.



Cuando el tratamiento farmacológico no es suficiente se recurre a la cirugía, que puede llegar hasta la extirpación de la vejiga (cistectomía). Otras técnicas, como la hidrodistensión vesical (llenar la vejiga con líquido), el entrenamiento de la vejiga para orinar en momentos específicos y la fisioterapia también son opciones. Los cambios en la dieta son útiles para ciertos pacientes. La idea es evitar alimentos y bebidas irritantes de la vejiga, como algunos quesos, crema ácida, yogur, chocolate, carnes procesadas, alcohol, jugos de cítricos, café y edulcorantes artificiales.

Acerca de Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

33º Aniversario del Centro Nacional de la Transfusión Sanguínea

Hematologia.mx.- La Secretaría de Salud, a través del Centro Nacional de la Transfusión Sanguínea (CNTS), …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *