Circuncisión, un rito de higiene y prevención

México, D.F., (LaSalud.com.mx).- La circuncisión es una práctica quirúrgica milenaria, centro de distintas posturas discursivas. Se señala como un ritual de tipo religioso entre los judíos. Mención aparte merece la clitoridectonomía, la llamada circuncisión femenina, que en se realiza en ciertas tribus de África y algunos países musulmanes, y no es otra cosa que la extracción del clítoris para evitar a la mujer experimentar placer durante el coito.

Durante el reinado de Antioco IV (138 a. C.), se obligaba a los judíos a colocarse peso sobre la piel del pene (prepucio) y mantener dicho peso para efectuar tracción y cubrir así el glande.

La higiene es un elemento que aparece constantemente entre los preceptos religiosos de los judíos, de manera que es a través de esta costumbre que puede interpretarse la circuncisión ritual al recién nacido, al igual que la recomendación de no acercarse sexualmente a la pareja durante la menstruación.

Esta cultura, desde tiempos inmemoriales, ha sido prestigiada y castigada por culpársele de las peores aberraciones, ello ha llevado a la cirugía a desarrollar técnicas quirúrgicas orientadas a la restitución del prepucio, para, de esta manera aparentar, que no se es judío y evitar así un monstruoso castigo.

En tribus africanas se practica masivamente como rito iniciático, en un día específico, previo a las cosechas. Posterior al corte del prepucio, se ofrece al cielo el segmento retirado, como una manera de compartir con los dioses parte del placer que habrá de obtenerse con el resto del glande.

A mediados del siglo XX, se estableció que las mujeres judías, al igual que las monjas católicas, presentaban menor frecuencia de cáncer cérvico uterino, debido a la ausencia de smegma (secreción que se localiza y acumula debajo del glande, en el surco colano-prepucial) en los hombres judíos y a la ausencia de vida sexual activa en las monjas. Este fue un hallazgo que legitimaba en el campo de la medicina la mencionada práctica religiosa y alentaba su adopción por otras culturas, con propósitos profilácticos.

En Estados Unidos, la circuncisión de recién nacidos se hace de rutina, ya que buena parte de la población es judía, no así en los países de América Latina.

En la actualidad se acepta que la circuncisión es una medida de higiene, debido a la serie de trastornos que se presentan en el varón no circuncidado, por ejemplo, fimosis (estrechez del orificio del prepucio) e infecciones recurrentes.

Falacias sobre la circuncisión

Algunas propuestas de carácter filosófico señalan que el prepucio adherido, bastante común en la edad pre-puberal, es un control de la naturaleza contra la masturbación o el inicio precoz de la vida sexual. Tales lucubraciones son más que discutibles, pues la naturaleza no se rige por criterios moralistas y la precocidad sexual es más un concepto social que biológico. Por otro lado, se discute que la escisión de una parte del prepucio (el frenillo) implica disminución del gozo sexual, aunque otros argumentan lo contrario. Lo que en verdad debe ser el concepto trascendente, es que la sexualidad no se ejerce solo en los genitales. Son el sustrato último de una relación que puede y debe explotarse hasta su máxima expresión.

Procedimiento

Las diversas técnicas han simplificado su realización, y en la actualidad se lleva a cabo bajo anestesia local y en unos cuantos minutos. Las medidas posteriores de control e higiene no implican mayores cuidados que los que merece cualquier cirugía menor. La objeción más frecuente entre los candidatos es el temor al dolor y a la incomodidad. Lógicamente, como todo proceso post-operatorio, tiene sus inconvenientes y ningún paciente continúa sus actividades inmediatamente después de salir del quirófano, aunque existen muy buenos analgésicos que alivian las molestias.

Opina Opina

Acerca de Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

De esta manera puedes enseñar a tus hijos a cuidarse de la influenza

Enseñar a los pequeños a cuidarse debe ser una de nuestras prioridades esta época invernal. …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *