Si un objeto se atora en las vías aéreas de un niño, acuda al médico de inmediato

México D. F., 14 de febrero (Redacción LaSalud.com.mx).- De acuerdo con la jefa del servicio de Endoscopía Pediátrica del Hospital General del Centro Médico Nacional “La Raza” del IMSS, Consuelo Ruelas Vargas, ante la sospecha o certeza de que objeto obstruye las vías aéreas (nariz o garganta) de un niño y que sólo lo deja respirar parcialmente, lo mejor es acudir de inmediato con un médico y no intentar extraer el cuerpo extraño, pues podría ser empujado y causar una obstrucción que ponga en riesgo la vida del menor.

La doctora Ruelas aseguró que no es recomendable golpear la espalda de los pequeños, introducirle pasadores en la nariz para intentar extraer el objeto o meterle el dedo en la boca para que lo vomite, así como tampoco darle alimentos para que lo termine de pasar, pues esto puede producirse asfixia. Los primeros síntomas de este problema son la tos, cianosis (cuando la piel se pone morada por falta de oxígeno) y, en casos más graves, falta de oxigenación a nivel cerebral (hipoxia), que puede provocar parálisis cerebral.

Por lo general, explicó la especialista, son los menores de dos años quienes están más expuestos a este tipo de accidentes, pues suelen introducirse a la boca o la nariz frijoles, cacahuates, dulces, canicas, clips, monedas, e incluso alfileres, pilas alcalinas de botón, medallas, clavos y tornillos. Precisó que es necesario hacer una radiografía para saber exactamente el sitio exacto donde se aloja el objeto.

Si no obstruye la respiración, el objeto atorado puede pasar desapercibido, por lo cual el niño evoluciona con tos crónica, a veces hasta por seis meses, presenta un mal estado general e, incluso, por la sintomatología, se dan casos en que se le otorga tratamiento para crisis asmática.

La especialista advirtió que si una pila alcalina llega al estómago, puede causar al niño quemaduras en el esófago, estómago o intestinos, ya que la batería libera sustancias químicas capaces de perforar estos órganos. Si se trata de objetos puntiagudos o cortantes también se puede producir perforación, la cual se manifiesta con intenso dolor abdominal, fiebre y mal estado general.

Si el objeto se aloja en la tráquea, tal vez sólo dificulte el paso de los alimentos y produzcan salivación excesiva y vómitos. El tratamiento dependerá de la zona en la que se ubique el objeto, el cual puede ser extraído mediante endoscopía, cirugía, o únicamente esperando -siempre bajo vigilancia médica- la expulsión por la vía fecal si es que está en estómago o intestinos y no pone en riesgo el aparato digestivo, finalizó la doctora.

vmgc

Opina Opina

Acerca de Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Llega a México IDeglira para tratar la diabetes tipo 2

La diabetes es uno de los problemas de salud que requieren de atención urgente en …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *