Una buena dieta ayuda a los pacientes con cáncer

Por Ady Corona

México, D. F., 11 de agosto (Mundo de Hoy).- Cuando el cáncer invade nuestro cuerpo es momento de poner mayor atención a los cuidados, porque si se encuentra entre las dos primeras etapas todavía se tiene oportunidad de hacer algo por nuestro organismo, pero si ya se saltó de la tercera a la cuarta etapa, que son las fases terminales; el asunto es sólo aliviar en la medida de lo posible todos los malestares secundarios que la enfermedad nos ocasiona.

Hay un aspecto en el que no se pone mucha atención, que es el referente a los alimentos que se deben consumir para proporcionar más energía al cuerpo y procurarlo para que no sufra desgaste ante la cantidad de tratamientos a los que está sometido.

Y es que cuando nuestro cuerpo presenta desgaste por el cáncer, lo primero que hay que hacer después de las biopsias y posibles operaciones es someterse a tratamientos de radio y quimioterapia, los cuales desgastan el organismo y, por lo tanto, se debe cuidar para que no sufra el ataque de alguna bacteria u organismo que pudiese alterarlo.

Los especialistas recomiendan seguir una dieta nutritiva y bajo estricta vigilancia, por lo cual consumir las suficientes calorías y proteínas puede prevenir  la drástica pérdida de peso con su consecuente deterioro del organismo, por lo que comer proteínas ayuda a recuperar fuerzas.

Desgraciadamente con los tratamientos bajo radiación el organismo se ve desalentado y con desgano para probar alimentos, motivo por el cual se deben fraccionar las comidas para que se pueda acostumbrar al estómago a tolerar lo que cae en él, también el secreto está en variar el color de los alimentos.

De igual modo, la carne -que de por sí es muy difícil de digerir- se vuelve un alimento no tolerado, por lo cual se recomienda proporcionar dieta rica en pescado, pollo y huevo (ricos en proteínas), ingerir mucho líquido para ayudar a la absorción de la cantidad de medicamentos que se proporcionen, así como para quitar el sabor metálico que queda a raíz de los tratamientos.

Sin embargo, las grandes enemigas durante este estado de recuperación son las náuseas y los vómitos, que si son recurrentes y no se procura su prevención, desgastan el organismo y no permite que los tratamientos funcionen al 100 por ciento a raíz de la falta de nutrientes.

Así, el modo de prevenir estos malestares es la disciplina para tomar los medicamentos, que por lo regular deben ser hora y media antes de probar alimento, con el fin de que no choquen y causen estragos, también procurar no dejar los alimentos ni muy salados ni muy dulces; se recomienda no comer sólo lo que más agrade al paciente, porque si se presenta algún malestar posteriormente podría asociarlo con ese alimento.

Tampoco se sugiere acostarse en cuanto se termina de comer ni utilizar ropa muy ajustada.

No obstante, a veces estos malestares para comer se asocian con la presencia de problemas en boca y garganta, lo cual vuelve más difícil el alimentarse adecuadamente, por lo que en caso de que se presente esta situación lo mejor es consumir alimentos blandos, evitar lo ácido o salado, así como lo picante y las comidas muy calientes. Si se apetece consumir carne, cortarlas en pedazos muy pequeños y mezclarlos con salsas o aderezos ricos en nutrientes.

Por desgracia los malestares que se presentan a la par del cáncer son muchos, que hacen todavía más difícil su mejoría, por lo que hacer énfasis en el tipo de alimentación es lo más factible, porque quienes padecen de cáncer sufren demasiados cambios que también viven quienes están dedicados a su cuidado.

Acerca de Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Retos y Adaptaciones: Dr. Alfonso Vega, fundador y presidente de AMMVIH

Por: Dr. Alfonso Vega, Médico Cirujano con Especialidad en Medicina Interna, Coordinador Institucional del programa …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *