Alcohol, presente en mitad de accidentes mortales

Por Jorge Gallo García

México, D.F., 5 abril (Mundo de Hoy).- Esa noche, al igual que muchas otras, Nora regresó a casa tras beber cerveza y tequila en un bar de la zona centro de la ciudad. Paulatinamente sus reflejos bajaron, la vista comenzó a nublarse y un cansancio crónico se apoderó de ella.

Recobró la conciencia cuando gran cantidad de luces rojas y azules a su alrededor, y el constante ruido de radios, la volvieron a la realidad; había estrellado su auto contra un semáforo después de subirse a la banqueta y estaba rodeada de patrullas.

La secretaria de 27 años de edad sólo resultó con leves golpes en la cabeza, al quebrar el parabrisas y detenerse el auto violentamente. Nora quedó registrada dentro del afortunado 10 por ciento de accidentes viales que no dejan daños físicos permanentes.

Datos ofrecidos por Martha Cecilia Híjar Medina, doctora del Centro de Investigación en Salud Poblacional del Instituto Nacional de Salud Pública, aseguran que el conducir en estado etílico es responsable del 35 al 50 por ciento de los accidentes de tránsito con víctimas mortales.

Según datos de Híjar Medina, dados a conocer en un estudio del Instituto de Salud Pública, del 15 al 35 por ciento de siniestros viales dejan secuelas graves y sólo el 10 por ciento no causa daños físicos de consideración.

Dicho trabajo demuestra que el exceso de alcohol en la sangre afecta directamente la capacidad de reacción en un conductor, es decir, un manejador intoxicado tarda más en decidir qué hacer en situaciones inesperadas.

El alcohol daña la capacidad de hacer cosas distintas con ambas manos. Además disminuye la visión periférica y afecta la percepción de la distancia con objetos móviles y estáticos. Otro efecto del alcohol en la sangre del automovilista es que no permite que los ojos reaccionen de manera normal ante el deslumbramiento de otro vehículo que venga de frente.   

También daña la percepción de seguridad, euforia, agresividad y del aumento de velocidad, factor determinante para que los accidentes sean más violentos y por lo tanto mortales.

Martha Cecilia Híjar refiere que otra variante concluyente en los accidentes viales es la velocidad con la que el cuerpo de los ocupantes del vehículo sale disparado al ser detenidos violentamente, pues el auto se detiene bruscamente, no así los viajantes.

Por citar un ejemplo, si se choca a 40 kilómetros por hora, el cuerpo de los ocupantes sale hacía adelante a la misma velocidad, lo que equivale caer de un cuarto piso.

Para evitar daños mayores en caso de una colisión, el cinturón de seguridad es el accesorio más efectivo; además de detener el viaje del ocupante, evita que se estrelle en el parabrisas, volante o tablero, reduciendo el riesgo de daños en cabeza y tórax.

La doctora Híjar Medina recomienda usar el cinturón de seguridad de manera efectiva, es decir con las tiras tensas, evitando reclinar el asiento de manera excesiva, pues en esta posición se corre el riesgo de que el cuerpo del conductor o copiloto se escurra por debajo del asiento y sufra lesiones en el cuello y columna vertebral.  

Acerca de Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Escándala y Sandoz México presentan campaña “PrEPárate para el VIH”

Los registros de casos de VIH en México comenzaron oficialmente en 1983, ese año se …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *