Noticias

Bebidas alcohólicas pueden influir en síndrome alcohólico del feto.


 
  • Se recomienda evitar la ingesta de bebidas alcohólicas durante la etapa de gestación
 
El consumo de bebidas alcohólicas durante el embarazo puede contribuir a la presencia de daños estructurales y al sistema nervioso central del recién nacido, que ponen en riesgo su vida o su desarrollo desde la etapa intrauterina, aseguró la especialista en medicina fetal del Instituto Nacional de Perinatología (INPer)  “Isidro Espinosa de los Reyes”, Berenice Velázquez Torres.
 
En entrevista dijo que de acuerdo con estudios realizados en mujeres alcohólicas embarazadas, los bebés que nacen con este problema llamado síndrome alcohólico del feto tienen malformaciones, restricción del crecimiento y alteraciones del neurodesarrollo desde el nacimiento hasta la vida adulta, algunas de las cuales son difíciles de  diagnosticar.
 
Por ejemplo, comentó, el menor no gatea, no camina o no levanta la cabeza a la edad que debe hacerlo, tiene dificultad de aprendizaje o convulsiones, y en la edad adulta sufre trastornos psicológicos o psiquiátricos como ansiedad, problemas de interacción social y neurosis.
 
Los defectos estructurales pueden ser la cabeza pequeña por falta de desarrollo del sistema nervioso central (microcefalia), ojos pequeños, formación inadecuada de la parte media de la cara (hipoplasia mediofacial), inexpresión en el rostro, cardiopatías, alteraciones esqueléticas, entre otros.
 
En la etapa de desarrollo intrauterino algunos bebés tienen menor crecimiento y aumento de peso de lo normal, es decir sólo suben 150 gramos por semana en lugar de los 200 recomendados, y se interrumpe su desarrollo a los cuatro o cinco meses de gestación, se le termina el líquido amniótico y está en riesgo de morir.
 
Para evitar que fallezca, añadió, el especialista decide adelantar su nacimiento, sin embargo los daños neurológicos y estructurales pueden persistir, por lo que no siempre sobreviven.
 
Hasta el momento se desconoce la cantidad mínima de bebidas alcohólicas que se puede consumir sin que cause daño a los recién nacidos. Estudios en laboratorio en animales muestran que en algunos casos se presentan las alteraciones con sólo ingerir una o dos copas durante esta etapa, en otros, en cambio, no ocurren daños aun con la ingesta diaria.
 
“Se cree que hay otros factores en cada mujer que aumentan la predisposición a desarrollar el síndrome, no nada más las bebidas alcohólicas, de ahí que los médicos definitivamente recomendamos que se evite por completo estas bebidas durante el embarazo”, puntualizó.
 
La especialista precisó que los bebés nacidos en este Instituto que presentan restricción del crecimiento por cualquier causa, se les da seguimiento integral para detectar las alteraciones del neurodesarrollo y, de ser necesario, se refieren a otra institución de alta especialidad.
 
En México, la proporción de consumidores de bebidas alcohólicas es de tres o cuatro hombres por mujer, y las féminas que más beben tienen entre 18 y 40 años de edad, que es la etapa reproductiva.
 
Comentó que no se ha comprobado si el alcoholismo en los padres de familia se transmite genéticamente y aumenta el riesgo de que el bebé sea alcohólico durante la adolescencia o edad adulta, o sólo influyen los factores ambientales.
 
Finalmente, recomendó a las mujeres que desean o planean tener un bebé, realizarse diferentes estudios seis meses antes de embarazarse, tomar ácido fólico y evitar las bebidas alcohólicas.

 

Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

Related Articles

Back to top button