Noticias

ONGs Latinoamericanas piden al Congreso fortalecer lucha contra Tabaco.

A pesar de los avances logrados en materia fiscal durante 2010, México aún debe fortalecer los instrumentos de política pública que promuevan la prevención y la reducción del consumo de tabaco, especialmente entre niños y adolescentes.

 

De acuerdo con el Convenio Marco de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el Control del Tabaco, el incremento de impuestos a los productos del tabaco resulta el instrumento más efectivo para reducir la incidencia en el consumo de estos productos, especialmente entre las nuevas generaciones.

 

A partir de enero de 2011, gracias al apoyo mayoritario de Diputados y Senadores de todos los partidos políticos durante 2010, México aplicó un incremento a las cajetillas de cigarro que representa el 68.8 por ciento del precio de venta al público (55 por ciento correspondiente al Impuesto Especial sobre Producción y Servicios -IEPS- y 13.8 por ciento al Impuesto al Valor Agregado -IVA-).

 

Comparado con otros países de América Latina, México mantiene una posición de liderazgo en cuanto a la promoción y concreción de medidas fiscales sobre productos de tabaco. Sin embargo, de acuerdo con las recomendaciones internacionales, se requiere fortalecer el impuesto a los productos por lo menos al 80 por ciento y promover su ajuste anual a las cifras de inflación, para que éste no pierda su efectividad.

De acuerdo con datos disponibles de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), el impacto de la recaudación fiscal en la economía ha sido efectivo, pues a través de esta medida por ciento logró aumentar en 7 por ciento la recaudación respecto al año pasado.

 

Las medidas fiscales también han repercutido positivamente en la salud de la población. De acuerdo a información del INEGI y de la Secretaría de Economía el consumo de cigarros en  población mayor de 15 años se reduce progresivamente, ya que en el año 2010 el consumo por adulto fue de 22 cajetillas y antes, en el 2005 el consumo fue de 32 cajetillas; esto es un argumento de peso y muy elocuente para que se siga impulsando el incremento de impuestos.

 

Por ello, México es considerado como un país líder en América Latina, por sobre otros países como Argentina, Brasil, Colombia y Perú, debido a los beneficios que estas medidas significan para la salud, el bienestar e inclusive la economía de la población.

 

Sin embargo, de acuerdo con las organizaciones de la sociedad civil en América Latina que conforman el Proyecto de Monitoreo de la Industria Tabacalera en LAC, en los últimos días la industria tabacalera ha venido  desplegando una campaña intensiva de presiones visibles y soterradas, con argumentos falsos y sin sustento científico o comprobable, en contra de las políticas públicas para el control del tabaco en México.

 

Las argucias empleadas por la industria tabacalera para proteger sus intereses en otros países del continente, son básicamente las mismas: montar aparatosas campañas en medios de comunicación, difundir información falaz y escasamente documentada, presionar a legisladores y a otros funcionarios públicos, además de corromper a tomadores de decisiones clave para que no se mejoren y apliquen las leyes.

 

Ante esa repetida estrategia, las organizaciones de la sociedad civil en Latinoamérica construyen redes e idean mecanismos de coordinación y apoyo solidario para hacer frente a la económicamente poderosa industria tabacalera.

 

Por ello, las organizaciones de la sociedad civil en América Latina, que participan en el Proyecto de Monitoreo de la Industria Tabacalera en  LAC, manifiestan a los Integrantes del congreso de la Unión, pertenecientes a la LXI Legislatura Federal:

 

·         Su apoyo y reconocimiento a su labor patriótica, que hacia finales de 2010 antepuso la salud de la población de su país a los intereses de la industria tabacalera transnacional, al aprobar el incremento al Impuesto Especial sobre Productos y Servicios, a razón de 7 pesos por cajetilla de cigarros.

 

·         El llamado fraterno y solidario para que rechacen con decisión firme y decidida, las presiones de quienes lucran con la venta de tabaco, sustancia que probadamente mata en el mundo a la mitad de sus consumidores, pues, cuentan con el apoyo de la gran mayoría de sus connacionales.

 

·         La valoración del liderazgo de México en Latinoamérica, al haber adoptado una política fiscal saludable que protege la vida y la calidad de vida de los mexicanos, sin  dejar de recaudar recursos para la hacienda pública, que al primer semestre de este año aumentaron en 7 por ciento con respecto a 2010, pese a las falacias que siguen difundiendo las compañías que se enriquecen con el tabaco.

·         Ante las repetidas y costosas campañas que desde el inicio de 2011 ha desplegado la IT para socavar una medida de salud pública, acordada mayoritariamente por las distintas fuerzas políticas presentes en las Cámaras de Senadores y de Diputados, cuentan también con la simpatía y el respaldo de cientos de miles de latinoamericanos que también afrontamos las graves enfermedades asociadas al consumo de tabaco.

 

A ellas, a nuestras organizaciones civiles y a la población de nuestros países importa que México siga siendo líder en Latinoamérica, y que a él se sumen los demás países hermanos, a efecto de proteger la salud pública mediante la adopción de una política fiscal saludable.

%u201C¡Ni un paso atrás por la salud de nuestra gente!%u201D

 

Octubre 24 de 2011

Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

Related Articles

Check Also
Close
Back to top button