La circuncisión es una cirugía correctiva que sólo el médico puede ordenar.


  • El pene tiene terminaciones nerviosas que pueden atrofiarse con esta  corrección quirúrgica, ocasionando insensibilidad en las relaciones sexuales 

 

La circuncisión es un procedimiento quirúrgico que se hace en los varones, principalmente al momento de nacer, cuando la piel que rodea al pene está muy cerrada, aunque, actualmente muchos pediatras prefieren evitarla haciendo ejercicios de desplazamiento de la piel del glande para evitar que se acumule grasa y se tengan malestares futuros.  

La doctora Maribel Gil Rodríguez, del departamento de Planificación Familiar en la Unidad de Medicina Familiar (UMF) No. 222, Delegación Estado de México Poniente del Instituto Mexicano del Seguro Social, menciona, que si el prepucio es una formación normal en los varones no tiene porqué retirarse, ya que éste le sirve de protección al balano (parte extrema o cabeza del miembro viril) evitando así, que las terminaciones nerviosas que le dan sensibilidad al glande se atrofien. 

Tomando en cuenta que la circuncisión hasta ahora es una práctica realizada en ocasiones por petición de los padres en el momento en que nacen sus hijos, la doctora Gil Rodríguez, enfatizó que esta sólo se debe realizar cuando existan malformaciones congénitas como la fimosis (piel más estrecha que el glande) o tumores. 

Este tipo de cirugías también se realizan en los adultos, aunque no son tan frecuentes, ya que sólo se llevan a cabo cuando existen tumores malignos o benignos a la altura del prepucio y que ocasionan problemas para tener relaciones sexuales, en las que se tiene dolor, irritación, ardor o infección. 

Lo más importante para evitar las infecciones en esta zona, es la higiene genital, pues muchas personas que no están circuncidadas padecen de infecciones constantemente por no tener el aseo adecuado. Para ello, se recomienda que durante el baño diario se recorra la piel que rodea al pene para lavar con agua y jabón, posteriormente enjuagar perfectamente y secar la humedad para evitar la aparición de hongos.    

La especialista, menciona que en muchos casos los padres caen en la duda de si deben o no circuncidar a sus hijos, y para ello la mejor opción es solicitar información con un urólogo, quien les explicará las bondades e inconveniencias de ella, de acuerdo a la situación en particular del infante. 

Muchas estadísticas mencionan que las personas circuncidadas son menos propensas a las infecciones que quienes no la tienen, pero la causa no se refiere a la existencia o no del prepucio, sino a la falta de higiene, por lo que es trabajo de los padres el orientar y educar a sus hijos con respecto al aseo que deben tener de sus genitales. 

La Delegación Regional Estado de México Poniente del Seguro Social invita a los padres de pequeños y los interesados en saber más de este tema, a que soliciten orientación en su Unidad de Medicina Familiar.

Acerca de Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

IMSS avanza en la protección de su personal de salud

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) avanza en la protección de su personal de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *