Alcohol %u201Camigo invisible%u201D del VIH, advierten científicos.

%u201CEl alcohol es una droga que tiene un efecto masivo pero oculto en la
transmisión del VIH%u201D, asegura la investigación realizada para la revista
 The Lancet por la doctora Katherine Fritz, del
Centro Internacional de Investigación sobre Mujeres, cuya edición especial
titulada %u201CEl VIH en las personas usuarias de drogas%u201D, fue presentada en la
XVIII Conferencia Internacional de Sida.

%u201CEl uso del alcohol se asocia con el VIH/sida y las prácticas sexuales
de riesgo que conllevan a la infección como el sexo no protegido, el recurrir
al sexo comercial y el no tener una sola pareja sexual%u201D, advierte el estudio.

De acuerdo con el texto, las mujeres son más vulnerables al VIH al
momento de consumir bebidas alcohólicas debido a que son susceptibles de sufrir
violencia sexual por parte de sus compañeros masculinos al encontrarse en
estado etílico.

%u201CLas mejores tácticas para erradicar los riesgos de infección del VIH
debido al consumo del alcohol son los implementados por los bares gay desde la
década de los 90 en los que se determinó cambiar el comportamiento de los
bebedores para reducir las conductas sexuales de riesgo%u201D, advierte la
publicación.

El documento aborda el incremento de la infección de VIH en los usuarios
de drogas inyectables (UDI), los cuales son alrededor de 16 millones, y de
ellos, 3 millones son seropositivos, del gran estigma y discriminación que
sufren y les impide acceder a atención médica.

Así, se analizan 12 mitos en torno a este sector de la población que han
impedido el diseño de programas de atención efectiva y han provocado un estigma
y discriminación hacia estas personas, lo que se refleja en que solo 10 por
ciento de UDI accedan a programas de intervención efectiva contra el VIH
alrededor del mundo.

Investigadores de la Universidad de Yale mostraron como el uso de drogas
inyectables no sólo propicia la transmisión del VIH sino que los UDI con VIH
están en grave riesgo de adquirir tuberculosis, hepatitis, infecciones
bacteriales y enfermedades mentales.

Sin embargo, la revista no sólo analiza el caso de los UDI sino también
de los consumidores de otras drogas como las anfetaminas.

La última sección de la publicación está dedicada a la defensa de los
derechos humanos de los UDI con la finalidad de que se le garantice una
atención médica adecuada y se les deje de criminalizar y perseguir en muchos
países.

Acerca de Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

UVM pone a disposición de las autoridades 17 ultra-congeladores para almacenar vacunas

La Universidad del Valle de México informó que, a través de la Federación de Instituciones …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *