Prurigo Solar lo presenta el 5 por ciento de la consulta dermatológica.

El Prurigo Solar se presenta en dos niñas por cada varón de quienes lo padecen y ocupa el 5 por ciento de la consulta dermatológica en general. Y aunque no hay estudios precisos se estima que representa el 8 por ciento de los padecimientos infantiles, expresó la doctora Ivette Rivera, miembro de la Fundación Mexicana para la Dermatología, A. C. (FMD).

Además, se presenta en población indígena o mestiza desde Canadá hasta zonas del Cono Sur, por ello pertenece al grupo de las afecciones más frecuentes en nuestra población, especialmente en edad escolar, comentó la dermatóloga con motivo de la campaña de educación al público La salud de tu piel nos importa, ¡Cuídate, infórmate! que impulsa la FMD.

El Prurigo Solar es un padecimiento de la piel de causa aún desconocida pero propiciada principalmente por una hipersensibilidad a la luz solar. Es considerada como crónica, recurrente, inflamatoria y en muchas ocasiones incapacitante. Llega a ocurrir desde la infancia y persiste hasta la vida adulta. Se controla, en raras ocasiones disminuye de intensidad y llega a desaparecer espontáneamente.
 
Otros factores que podrían ser detonantes de su aparición son la luz ultravioleta de onda media (UVB) y larga (UVA), la herencia, la altitud y es probable que influya también el tipo de  alimentación, pues estudios realizados en México han encontrado asociación con bajo nivel socioeconómico y en menores con dietas de bajo aporte proteico.
 
Los principales síntomas son la presencia de pápulas o nódulos con mucha comezón (pruriginosos) en áreas expuestas, aunque suele presentarse también en partes ocultas. En el 45 por ciento de los casos se observa Conjuntivitis, pigmentación café y formación de Pseudo-pterigión, es decir, lesiones dentro del ojo. También se manifiesta Quelitis o resequedad labial que en el 85 por ciento de los casos es crónica y recurrente.
 
Su tratamiento dependerá de cada paciente, pero en general se prescribe el uso de bloqueadores y/o pantallas solares de amplio espectro. En casos más severos se emplean antihistamínicos y corticoides para reducir la comezón e hinchazón de las lesiones, así como antibióticos para el control de  posibles infecciones secundarias.
 
Además, también llega a asociársele como una enfermedad autoinmune, es decir, que el sistema inmunitario o de defensa del cuerpo se convierte en el propio agresor; por lo tanto, en ocasiones se prescriben medicamentos inmunosupresores, ya que estos ayudan a reducir la actividad del sistema de defensa que se encuentra operando de manera inversa, de ahí la importancia de acudir con el experto cutáneo para que decida la mejor opción para el paciente.

La reducción a la exposición solar de los pacientes así como motivar el uso de sombreros, ropa adecuada y protectores solares de amplio espectro, promoverán una la salud cutánea de los pacientes. La salud de tu piel nos importa, ¡Cuídate, infórmate!

Acerca de Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

IMSS cumple 78 años de brindar seguridad social a su derechohabiencia

Durante 78 años, los sectores obrero, patronal, gobierno y trabajadores han construido la grandeza del …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *