Caso de persona transgénero llega a la Suprema Corte de Justicia de la Nación

Un hombre nació con
caracteres externos masculinos pero con identidad interna femenina,
al principio se le diagnosticó un estado intersexual denominado %u201Cseudohermafroditismo
femenino%u201D y en un determinado momento decidió someterse a un tratamiento
médico y farmacológico integral de reasignación de género para corregir
la falta de correspondencia entre su identidad biológica externa y
su identidad real.
 

El derecho no le puso
obstáculos en el cambio de sexo ya que es un procedimiento regulado
por una normativa que lo hace legal y absolutamente normal en nuestro
país. Además tuvo la suerte de vivir en una ciudad donde resulta aplicable
una legislación civil %u2013el Código Civil para el Distrito Federal%u2013
que desde enero del año 2004 posibilita a los ciudadanos solicitar
al Registro Civil que su acta de nacimiento sea modificada para reflejar
un cambio de sexo.
 

Empero las normas civiles
obligaba a reflejar oficialmente el cambio de sexo únicamente mediante
lo que se conoce técnicamente como una %u201Canotación marginal%u201D en
el acta de nacimiento. Los datos principales del acta, los que se aprecian
en primer término cuando uno procede a su lectura, son los mismos de
antes: un nombre de hombre y la palabra %u201Cmasculino%u201D en el renglón
del sexo. Es en un lugar mucho menos visible del acta (en el margen
o en el reverso) donde se hace constar que los datos de identificación
son ahora otros, porque el nombre y el sexo de la persona involucrada
han cambiado.
 

Por esa razón, esta
persona denunció que el sistema descrito vulneraba su derecho
a la privacidad, al revelar datos que ella preferiría mantener reservados
del conocimiento de los demás, y que diferenciaba discriminatoriamente
su caso respecto de otros (el de los menores adoptados y los hijos reconocidos
con posterioridad a su inscripción registral primigenia) cuyas pretensiones
de privacidad sí son reconocidas por la normativa vigente. 
 

También, denunció la
violación del derecho a la salud, en tanto el sistema daba pie a la
continuación de actos discriminatorios en su contra que le impedían
alcanzar un estado de pleno bienestar físico, mental y social, así
como el desconocimiento de su derecho a la dignidad y al libre desarrollo
de la personalidad.
 

Es el primer caso sobre
transexualidad que arriba a la Corte y la discusión no sólo ha identificado
y barajado la mayor parte de los elementos jurídicamente relevantes
para su adecuada resolución, sino que además ha reivindicado en lo
fundamental los derechos de la quejosa. Sin embargo la dinámica de
la discusión en Pleno y la voluntad de atender a las diversas perspectivas
que el análisis constitucional obliga a comparar y contrapesar no ha
llevado a conclusiones jurídicas suficientemente nítidas.
 
 
 
 
 

Acerca de Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

La incidencia máxima de trastornos de la conducta alimentaria se da entre los 15 y 25 años

Sanamente.mx.- Los trastornos de la conducta alimentaria (TCA) generalmente aparecen durante la adolescencia o adultez …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *