Inicio / Noticias / Bebès prematuros pueden padecer ceguera por padecimientos congènitos

Bebès prematuros pueden padecer ceguera por padecimientos congènitos


 Los grandes
adelantos tecnológicos en salud han permitido la supervivencia de bebés
prematuros, con 34 semanas o menos de gestación y muy bajo peso al nacer, sin
embargo, pueden existir secuelas como retinopatía del prematuro, que se
corrigen si se detectan a tiempo.

 

Marco A.
Ramírez Ortiz, médico Adscrito al Servicio de Oftalmología del Hospital
Infantil de México %u201CFederico Gómez%u201D, explicó que en este tipo de retinopatía el
tejido vascular de la retina tiene un desarrollo anormal que puede causar su
desprendimiento y la pérdida de la vista.

 

Se presenta
sobre todo en bebés de menos de un kilo y medio de peso y constituye la
principal causa de ceguera en recién nacidos prematuros, en quienes se calcula
que entre 800 y mil quedan ciegos cada año por una detección tardía o falta de
atención oportuna.

 

Lo anterior,
debido a la complejidad en el cuidado de estos pacientes en instituciones
especializadas que cuenten con médicos neonatólogos y oftalmólogos pediatras que
corrigen el problema y evitan la ceguera.

 

Los recién
nacidos también pueden presentar problemas serios de la vista o ceguera por
enfermedades o malformaciones congénitas: Alteraciones en el Nervio Óptico,
Microftalmos %u2013desarrollo deficiente del ojo-, Glaucoma, Cataratas y
Retinoblastoma.

 

Este último
es un tipo de cáncer que afecta a entre 100 y 120 menores cada año,
principalmente antes de cumplir los dos años de edad. De no ser detectado a
tiempo, puede significar la pérdida de la vista, de uno o ambos ojos e,
inclusive, la muerte.

 

El
especialista dijo que desafortunadamente es muy difícil que los padres las
detecten, sino hasta que se encuentran en estados muy avanzados y es imposible
revertirlos.

 

Por ello es
fundamental que el médico de primer contacto revise desde el nacimiento -y el
pediatra en las consultas subsecuentes- posibles alteraciones en los ojos del
bebé, para que ante la sospecha de algún problema, se remita a un
oftalmólogo. 

 

En este
sentido, el Hospital Infantil de México %u201CFederico Gómez%u201D cuenta con dos de los
más exitosos programas nacionales para la atención al neonato con Retinopatía y
para niños con Retinoblastoma, además de oftalmólogos pediatras de excelencia y
equipo tecnológico de vanguardia para la atención e investigación de los
principales problemas de la vista que afectan a la población mexicana.

 

Marco A.
Ramírez Ortiz subrayó que algunas de estas enfermedades de la vista es posible
prevenirlas con la ingesta de ácido fólico por parte de las mujeres antes y
durante el embarazo.

 

Incluso,
durante la etapa de gestación es posible realizar el diagnóstico de diferentes
patologías en el feto, como el retinoblastoma o algunas malformaciones,
mediante el uso del ultrasonido, que genera imágenes tridimensionales.

 

Durante este
periodo, también es importante que la futura madre evite el contacto con
sustancias que afectan el desarrollo cerebral del niño, como alcohol y drogas; con
personas que transmitan infecciones como la rubéola, con gatos o perros que
provocan toxoplasmosis, una infección
parasitaria que durante el embarazo puede provocar prematurez o daño en la
estructura ocular, sistema nervioso y oídos del bebé en desarrollo.

 

En la medida
de lo posible, se debe evitar también que las mujeres embarazadas se expongan a
rayos  X o tomografías, pues son capaces
de provocar alteraciones en el desarrollo del feto.

Acerca Redacción

También te puede interesar

Dr. Felipe Cruz Vega es nombrado Presidente de la Academia Mexicana de Cirugía

Por novena ocasión en su historia, la Academia Mexicana de Cirugía será presidida por uno …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *