Falta de sueño y desnutrición, factores de bajo rendimiento escolar

México D. F.- El regreso a clases implica un cambio de los hábitos y costumbres adquiridos durante el periodo vacacional, que por lo general son más relajados. Retomar la costumbre de levantarse temprano y desayunar para ir a la escuela puede significar toda una hazaña para algunos niños.


 


No retomar esta saludable rutina lo antes posible puede derivar en un bajo rendimiento escolar y problemas de nutrición en muchos de los 32 millones de estudiantes de nivel básico que regresaron a clases esta semana, advirtieron especialistas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).


 


Ante este panorama, Armando Anaya Segura, jefe de Salud Mental del Hospital de Pediatría del CMN %u201CSiglo XXI%u201D del IMSS, recomendó a los padres de familia ser tolerantes con sus hijos durante las dos primeras semanas de clases, lapso en que se reajusta el reloj biológico del sueño. La adaptación a las actividades cotidianas vendrá poco a poco.


 


De acuerdo con el especialista, menos de ocho horas de sueño pueden provocar que el niño se muestre somnoliento, fatigado, irritable, con dolor de cabeza y estómago. Explicó que el primero en resentir la falta de sueño reparador es el sistema nervioso central, cuando esto sucede, los síntomas pueden incluir conductas aprensivas, inquietud y ansiedad.


 


Anaya Segura recordó que es %u201Cindispensable%u201D que el niño desayune antes de ir a la escuela, que por las noches tenga una merienda ligera y duerma de ocho a diez horas para tener un óptimo desempeño durante el día.


 


En este sentido, Lourdes Espinosa Ovando, jefa de Nutrición y Dietética del Hospital de Pediatría del mismo CMN, detalló que aunque las tres comidas del día son importantes, la primera es muy necesaria en los escolares de 6 a 12 años, pues en esta etapa el crecimiento se acelera hasta 8 veces más. Desayuno, comida y cena deben contemplar la ingesta de alimentos de los 5 grupos: cereal, fruta, carnes, leche, azúcar y grasas y de preferencia, cocidos al vapor o asados.


 


Si el niño desayuna ligero, por ejemplo, un vaso de leche, pan tostado y fruta, su refrigerio debe incluir fruta y vegetales, a fin de lograr buena nutrición. Espinosa Ovando pidió a los padres evitar que sus hijos consuman refrescos o bebidas colorantes o con endulzantes artificiales durante el recreo, pues preferible enviarles agua simple o de frutas. La nutrióloga recomendó no dar dinero a los menores para evitar que consuman comida chatarra.


 


Cifras de la Asociación Mexicana de Pediatría, indican que la mala nutrición o desnutrición afecta a 3 de cada 10 niños y adolescentes mexicanos, ya sea por problemas económicos o por una excesiva e inadecuada ingesta de alimentos.

Acerca de Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Entre uno y tres de cada mil niñas y niños nacen con algún nivel de deficiencia en la audición: OMS

La detección temprana de alguna deficiencia auditiva permitirá reducir la prevalencia de casos entre niños …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *