Desarrolla la UNAM modelo animal para estudiar la depresión

México D. F.- José Alfredo Saldívar González y Astrid Posadas Andrews, investigadores de la Facultad de Medicina de la UNAM, diseñaron un modelo animal de estrés social, el cual se prueba actualmente en el estudio de la neurobiología de la depresión, y que podría aprovecharse en el futuro para el desarrollo de nuevos antidepresivos.


 


El modelo reproduce en ratones los aspectos depresivos, como retraimiento, retardo psicomotriz, ausencia de conducta de juego y socialización, dificultades en ingesta de alimentos y agua, miedo o irritación. Mediante este desarrollo, los académicos estudiaron el efecto que tiene la imipramina (antidepresivo tricíclico que inhibe la recaptación de los neurotransmisores noradrenalina y serotonina) en la organización jerárquica entre los roedores.


 


%u201CSe usó la imipramina porque representa un patrón de referencia farmacológica confiable para el desarrollo de nuevos compuestos antidepresivos y porque desde que se descubrió como antidepresivo ha permitido diseñar modelos animales para el estudio de la etiopatogénesis de la depresión%u201D, explicaron.


 


Los responsables del trabajo colocaron tres ratones machos en un mismo ambiente. A lo largo de 24 horas se establecieron jerarquías entre ellos: dominante, intermedio y subordinado. Después de ese lapso se le administró imipramina al subordinado, mientras que los otros dos recibieron únicamente soluciones salinas.


 


Se esperaba que el subordinado, considerado un sujeto que presenta un perfil conductual extraordinariamente parecido al de un humano con depresión, se convirtiera en dominante pero no ocurrió así.


 


%u201CSí hubo una reorganización en la estructura social jerárquica. El (ratón) dominante reorientó su conducta agresiva del subordinado al intermedio, y éste bajó a subordinado. Sin embargo, es importante señalar que el dominante redujo el total de las agresiones observadas%u201D, explicó Saldívar.


 


De acuerdo con Posadas, el cambio de papeles pudo deberse a que el antidepresivo %u201Cmodificó el metabolismo del subordinado%u201D, provocando que dejara de enviar mensajes que favorecían la agresión del dominante.


 


Este modelo reproduce las características de la depresión en el individuo y el impacto que ésta tiene en su entorno. En el momento en que se administró imipramina al animal subordinado (considerado %u201Cdeprimido%u201D), la relación entre todos los individuos mejoró. El resultado puede equipararse con el ámbito clínico en humanos, ya que cuando una persona deprimida se somete a tratamiento terapéutico o farmacológico, la calidad de la vida su familia mejora notablemente, según explicaron los investigadores.


  



%u201CAl reproducir aspectos de la depresión en humanos, (el modelo) arroja la información necesaria para probar fármacos con menos riesgos y detectar, antes de lanzarlos al mercado, si tienen propiedades indeseables%u201D, detalló José Alfredo Saldívar.


 


Se calcula que en México entre el cuatro y seis por ciento de la población abierta padece depresión mayor. Alrededor del 12.5 por ciento de los habitantes del Distrito Federal presentan esta condición  entre sus síntomas se encuentran: un descenso del ánimo, baja autoestima, abatimiento, apatía, desaliento o tristeza.

Acerca de Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Escándala y Sandoz México presentan campaña “PrEPárate para el VIH”

Los registros de casos de VIH en México comenzaron oficialmente en 1983, ese año se …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *