Genera polémica la medicación a niños con déficit de atención

México D. F., 18 de Marzo (Redacción LaSalud.com.mx).- El “comportamiento  hiperactivo” no es fácil de definir, pues suele depender de la tolerancia de los observadores del mismo; es decir, lo que puede parecer excesivo para una persona puede no serlo para otra. Lo cierto es que existen niños claramente más activos que otros.

El exceso de actividad no representaría un problema si no interfiriera con el desempeño escolar o la capacidad de los niños para relacionarse socialmente. El comportamiento hiperactivo agrupa una serie de características tales como: agresividad, actividad constante, tendencia a la distracción, impulsividad, e incapacidad para concentrarse.

Otros comportamientos característicos pueden ser: la inquietud o movimiento constante, deambular, hablar en exceso y dificultad para participar en actividades “silenciosas”, como la lectura.

A pesar de que el diagnóstico se considera un tanto difícil, investigadores de la Universidad de Berkeley, en Estados Unidos, encontraron que el uso de medicamentos para tratar el déficit de atención en pacientes de entre cinco y 19 años se incrementó en un 274 por ciento de 1993 a 2003.

Después de analizar los datos de más de 70 países, los científicos hallaron que Estados Unidos es el país donde se más se recetan estos fármacos, seguido de Canadá y Australia. Los países en desarrollo también muestran un incremento preocupante, a estos debe sumarse el hecho de que algunos especialistas consideran que en estas naciones se da un alto índice de subdiagnósticos, esto es, niños que tienen el déficit de atención y aún no son diagnosticados.

Otras voces, sin embargo, aseguran que quizás se está abusando de los diagnósticos y muchos de estos niños medicados podrían solamente ser “traviesos”. Estos críticos afirman que la mala conducta infantil se está sobremedicando y que se están utilizando etiquetas médicas para disculpar la rebeldía infantil.

El problema es que no hay una prueba contundente para el trastorno, el cual sigue diagnosticándose con base en un cuestionario subjetivo. Esto ha generado una polémica sobre los límites dentro de los cuales el tratamiento farmacológico esté justificado.

De acuerdo con los especialistas, es necesario saber reconocer si la medicación facilitará la vida del niño y la de los adultos que lo rodean. (Con información de BBC Mundo)

Acerca de Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

La incidencia máxima de trastornos de la conducta alimentaria se da entre los 15 y 25 años

Sanamente.mx.- Los trastornos de la conducta alimentaria (TCA) generalmente aparecen durante la adolescencia o adultez …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *