La osteoporosis se agrava por el incumplimiento de las terapias

Los huesos se vuelven más porosos, más frágiles. Tanto, que se quiebran
con facilidad. Es la osteoporosis. Una enfermedad que la Organización
Mundial de la Salud (OMS) ha bautizado como la epidemia silenciosa.
Afecta a más de 1,5 millones de personas en España, según la Sociedad
Española de Reumatología (SER), pero no avisa. Los huesos van perdiendo
densidad poco a poco, sin signos aparentes. En muchos casos, el primer
síntoma es una fractura. A la que, si no se trata, seguirán más. Y el
problema es ése, que muchos pacientes terminan por abandonar el
tratamiento de una patología que, cuando se cura la primera rotura, no
molesta. Los datos son claros, en España, uno de cada tres enfermos de
osteoporosis no cumple su tratamiento, según una encuesta de la
Fundación Internacional de Osteoporosis (FIO) en 13 países europeos. Y
ese abandono provoca muchas recaídas.

El desconocimiento de la enfermedad, la duración del tratamiento, la
complejidad e incomodidad de algunas terapias y el temor a los efectos
secundarios hacen que muchos enfermos decidan no seguir adelante con la
medicación. El 31% de los pacientes admite que no es regular en las
tomas, según la encuesta. Otro 59% afirma que “no pasa nada” por
saltarse una dosis. De media, los pacientes se olvidan de lo que les ha
prescrito el médico a los 6,2 meses.

Pero los fármacos y su
administración han avanzado mucho. “Algunos de los medicamentos que
antes eran diarios ahora son semanales. Algunos, incluso mensuales”,
dice la presidenta de la Sociedad Española de Reumatología, Rosario
García de Vicuña. Hay otro problema. La mayoría de los preparados
evitan la salida de calcio del hueso y su destrucción. Sólo unos pocos
forman hueso nuevo. Una línea en creciente desarrollo e investigación.
Sobre todo en la creación de fármacos biológicos. Uno de ellos, el
Denosumab (pendiente de aprobación), ha sido uno de los protagonistas
del congreso del American College of Reumatology que se celebra en
Filadelfia. “El hueso osteoporótico, además de perder mineral, se
renueva poco, por eso estos fármacos que no impiden que se destruya más
hueso sino que forman nuevo son tan importantes”, dice García de Vicuña.

Se
calcula que una de cada tres mujeres de más de 50 años tendrá fracturas
a causa de la osteoporosis, un mal que afecta más a las mujeres por la
influencia de los cambios hormonales durante la menopausia. Esta
patología es, además, muy gravosa para los sistemas de salud. En Europa
supone 36.000 millones de euros anuales. Un gasto que puede duplicarse
dentro de 50 años.

Pero a pesar del avance de la enfermedad y del
enorme gasto que provoca, la osteoporosis es una patología subestimada
para la mayoría de los afectados. También lo era para Rosalía Prieto.
Tenía 50 años cuando se la diagnosticaron. Se acababa de romper en una
pequeña caída la pierna y la muñeca. “En cuanto me curé dejé de pensar
en ello. Hasta la segunda rotura 24 meses después no comencé a creer
que iba en serio”, cuenta.

Pero sí es serio. Sobre todo para los
ancianos. En ellos, la primera caída puede ser muy grave. Un 20% de los
afectados fallece tras sufrir una fractura a causa de la osteoporosis,
según la SER. La rotura les deja postrados en cama, agudiza otras
patologías previas y muchas veces les obliga a pasar por el quirófano.

En
esta población seguir el tratamiento es vital. Para evitar que se deje,
se ha puesto en marcha OsteoLink en varios países de la UE. Un proyecto
que llegará a España en 2010, y que mediante folletos, grupos de
encuentro en Internet y actividades, busca fomentar la comunicación
entre enfermo y médico. “La osteoporosis es una enfermedad crónica y
asintomática. Los enfermos no siguen el tratamiento si no notan
mejoría. No se ve el beneficio inmediato de quitar un dolor, por
ejemplo. Se trata de prevenir”, dice Manuel Díaz Curiel, presidente de
la Fundación Hispana de Osteoporosis y Enfermedades Metabólicas Oseas
(FHOEMO) y médico en la Fundación Jiménez Díaz (Madrid). Y es que, el
problema es hacer entender a los pacientes que el tratamiento es a
largo plazo. Ahí es donde el proyecto OsteoLink puede ser efectivo. Se
trata de paliar la falta de tiempo de los especialistas, “sobrecargados
en la consulta”, para que la comunicación entre médico y paciente
mejore.

Acerca de Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

IMSS invita a la población a que acuda a donar sangre en alguno de sus 160 Bancos

Hematologia.mx.- Un donante con su sangre puede ayudar a cuatro personas, agregó el Jefe de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *