Detodocorazon.mxNoticias

Sería increíble tener un segundo corazón

¿Quién no ha pensado en crear %u201Calgo%u201D que ayude a nuestro corazón en su ardua labor y protegernos de los infartos? Todos en algún momento le hemos hecho, pero lo que no sabíamos es que no necesitamos crear nada, pues nuestro cuerpo ya tiene todo fríamente calculado, y lo único que espera de nosotros es que lo cuidemos.

 

Ese segundo corazón son%u2026 nuestras piernas. No suena tan asombroso, pero en verdad su trabajo es único, ya que en los vasos sanguíneos que las recorren se encuentran venas, arterias y vasos capilares. Por las arterias llega sangre rica en oxígeno y nutrientes, que se diseminan por los tejidos, y poco a poco se convierte en sangre pobre en oxígeno y abundante en bióxido de carbono y toxinas.

 

Esta sangre regresa a los pulmones a través de las venas, una vez hecho el intercambio a través de los miles de millones de vasos capilares que tenemos. Y ésta es una labor mucho más pesada de lo que parece, porque el corazón tiene que esforzarse por hacer llegar sangre fresca a un lugar remoto, en este caso los pies, y luego regresarla al tronco, luchando activamente contra la gravedad si nos encontramos parados, y también contra la compresión de las venas si estamos sentados.

 

El órgano cardiaco cumple eficaz y calladamente con tan pesada labor mientras permanecen sanas las arterias, pero cuando comienzan a taparse, el trabajo se complica. El corazón se ve forzado a trabajar más y a aumentar la presión arterial (lo cual puede desembocar en hipertensión). Todo esto no ocurriría si se cuidaran las arterias, se fortaleciera el corazón y se le ayudara a bombear la sangre que retorna de los pies. Una forma de lograr esto es evitando permanecer mucho tiempo de pie o sentado. Es muy recomendable darse descansos periódicos, estirando las piernas, caminado o haciendo sentadillas (u otro ejercicio estático similar).

 

Con mantenernos en movimiento no nos referimos a correr el maratón cada mañana, basta con una simple caminata o con alguna serie de ejercicios en la oficina, nada que quite mucho tiempo.

 

Así tendremos sanas y limpias nuestras arterias, logrando una acción similar a la de una bomba auxiliar que alivia la carga del corazón. Y esto se verifica doblemente, porque tenemos dos piernas. Resultado: la pantorrilla y el muslo bombean la sangre hacia arriba y afuera de las piernas, complementando la función cardíaca de manera muy efectiva. Para fines prácticos, si las mantenemos activas, las piernas funcionan como un segundo corazón. Y todo ello con una mínima presión interna de la sangre.

 

Así que si quieres ayudar a tu corazón, ayuda a tus piernas consumiendo:

          Complejo B

          Vitamina E

          Vitamina C

          Bioflavonoides

 

Los dos últimos se pueden encontrar en abundancia en las frutas, en especial en los cítricos. Para un máximo beneficio con estos últimos, consume la fruta completa, no solamente el jugo. La parte blanca que está entre la cáscara y los gajos concentra gran parte de los bioflavonoides.

Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

Related Articles

Back to top button