Reportan contaminantes en sangre de mujeres embarazadas de Norteamérica

México D. F. – Los investigadores Horacio Riojas, director de Salud Pública del Instituto Nacional de Salud Pública; Luke Trip, de la Comisión Norteamericana de Cooperación Ambiental; Jay Van Ostdman, del Ministerio de Salud de Canadá y Larry Nedha, el Centro para la Prevención y Control de Enfermedades de Atlanta, dieron a conocer los primeros resultados de un estudio que evalúa los niveles de contaminación de la sangre de mujeres embarazadas de Norteamérica (México, Canadá y Estados Unidos).


 


La investigación, realizada a través de la coordinación de la Comisión de Cooperación Ambiental de América del Norte, contó con el financiamiento del Banco Mundial y sus resultados se anunciaron en el marco del Congreso Internacional de la Sociedad de Epidemiología Ambiental realizado en la ciudad de México hace unos días.


 


Con muestras tomadas entre los años 2006 y 2007, el trabajo de investigación se basó en la búsqueda de contaminantes ambientales comunes tales como, mercurio, plomo, DDT, PCBs (bifenilos Policlorados) y otros plaguicidas en mujeres primigestas de México.


 


Canadá aportó datos de 125 mujeres de regiones del sur mientras que Estado Unidos contribuyo con datos del Estudio Nacional de Salud y Nutrición (NANHES, por sus siglas en inglés) y de Alaska (72 Y 20 mujeres respectivamente).


 


Los resultados de los análisis mostraron que las mujeres mexicanas tuvieron los niveles más altos de plomo, sin embargo, sólo el 4.7 por ciento de ellas tuvieron niveles superiores a la norma (10ug/dL)


 


México obtuvo concentraciones sanguíneas menores en compuestos PCBs en relación a, por ejemplo, las mujeres de Alaska, cuyos niveles de PCBs y Oxiclordano pueden deberse a que su dieta se basa en el consumo de mamíferos marinos.


 


Los niveles de Cadmio encontrados en los tres países fueron similares, pero en el caso de las madres mexicanas se observaron concentraciones elevadas de p.p DDE, un metabolito del DDT, probablemente porque en México el tiempo transcurrido desde que se prohibió el uso de esta plaguicida es menor que en Estados Unidos y Canadá (en donde el uso se restringió desde los años 70 y 80)


 


Aunque el tamaño de las muestra es relativamente pequeño, la evaluación ayudará a las autoridades mexicanas entender las prioridades nacionales y a tomar decisiones que resulten en beneficios, destacaron los académicos


 


Estos resultados pueden servir para diseñar un proyecto de monitoreo de compuestos orgánicos persistentes de manera permanente a nivel nacional.

Acerca de Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

México y Francia presentan compendio sobre salud y educación

Miembros titulares de las Academias Nacionales de Medicina y Cirugía de Francia y México presentaron …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *