NacionalNoticias

El insomnio casi siempre es consecuencia de malos hábitos para dormir

México D. F.- El insomnio (dificultad para conciliar o mantener el sueño) es un problema frecuente, sobre todo entre las personas que están sometidas a situaciones estresantes de manera continua. De acuerdo con el doctor Leopoldo Carreón y Castillo, adscrito al servicio de psiquiatría del Hospital General Regional número 36 del IMSS en Puebla, la mayoría de los casos de insomnio se presentan en personas de entre 20 y 50 años de edad, con una tendencia marcada hacia las mujeres (en proporción de cuatro por cada hombre). 


La falta de un descanso adecuado afecta en forma importante el rendimiento de la gente, pues el cansancio y los problemas de concentración derivados de las dificultades para dormir harán mucho más difícil realizar las labores diarias en el trabajo o la escuela. El insomnio provoca, además de una reducción en los niveles de energía, irritabilidad, desorientación, cambios en la postura y fatiga.


A la mayoría de los adultos les son suficientes ocho horas de sueño diarias, por lo menos hasta los 60 años, cuando los hábitos pueden cambiar y el tiempo de sueño reducirse hasta las seis horas diarias. Sin embargo, las necesidades y exigencias de cada persona son variables.


En este sentido, el doctor Carreón y Castillo explicó que la adaptabilidad humana permite, en muchos casos, la disminución del tiempo en el dormir. Efectivamente, hasta hace unos cuantos años la recomendación era dormir ocho horas continuas, pero actualmente el promedio ha disminuido hasta seis horas y media, que son suficientes para descansar, siempre y cuando el sueño no se interrumpa.


La mejor forma de medir la cantidad de sueño que se necesita es saber cómo se siente el individuo al despertar. Si se despierta sintiéndose renovado es porque está durmiendo lo suficiente. Algunas personas logran este efecto con tan sólo 4 horas, mientras que otras pueden necesitar hasta 10 horas de sueño para sentirse descansadas.


Como ya se mencionó, el ritmo de vida actual demanda una buena parte de nuestra energía y atención, por lo que es frecuente que las personas recurran a la %u201Cayuda%u201D de pastillas para dormir o algún tipo de tranquilizante para inducirse el sueño.


No obstante, el uso de este tipo de fármacos pueden empeorar el problema al paso del tiempo; los antihistamínicos (ingrediente principal en las pastillas para dormir de venta libre), por ejemplo, pueden llegar a ocasionar un deterioro de la memoria.  Los calmantes fuertes no proporcionan un sueño natural y tranquilo; además, la persona puede desarrollar tolerancia o dependencia de estas drogas.


La mayoría de los casos de insomnio son ocasionados generalmente por los malos hábitos para dormir y casi nunca por una enfermedad peligrosa. No obstante, si los problemas para conciliar el sueño son frecuentes, entonces será necesario someterse a una evaluación de los niveles de depresión, ya que el insomnio es un síntoma clave de este trastorno.


El doctor Carreón y Castillo aseguró que los tratamientos para el insomnio son diversos, y que en los casos más sencillos se prescriben ejercicios de relajación o de repetición ritual de hábitos (lavarse los dientes antes de dormir, leer, entre otros). En situaciones más complicadas se utilizan psicofármacos o tranquilizantes, pero siempre bajo estricta prescripción médica y con el compromiso de una gran responsabilidad por parte de los pacientes.

Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button